22 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La amenaza de muerte a la madre de Diana Quer que Fiscalía no quiere dejar pasar

Madre e hija se abrazan en una imagen reciente.

Madre e hija se abrazan en una imagen reciente.

El viernes conocíamos la detención de Valeria, la hermana de la joven desaparecida. Ahora trascendien algunos detalles violentos. El Ministerio Público mantiene la acusación contra la menor.

Tal y como les contamos el pasado viernes en ESdiario, Valeria, la hermana pequeña de Diana Quer, fue detenida en su domicilio familiar de Pozuelo de Alarcón, después de que, presuntamente, amenazara de muerte a su propia madre, Diana López-Pinel. Tras pasar por comisaría y por la Fiscalía de Menores, la menor, de 16 años, quedó en libertad y regresó al domicilio familiar.

Pese a que la madre ha tratado quitar hierro al asunto, lo cierto es que ella misma decidió dar aviso a la Policía Nacional. Daba cuenta al operador del 091 de que se estaba produciendo una riña con su hija y que no podía "controlarla" y aplacar su ira. Al parecer, la menor de edad perdió los papeles porque su madre accedió a su habitación cuando estaba acompañada de su novio. Poco después un coche radiopatrulla llegaba al domicilio y los dos agentes encontraron a la hija aún muy alterada, incluso llegó a tener mucha tensión con los dos policías que trataron en todo momento de calmar a la menor. 

Según las primeras declaraciones a los agentes allí personados realizadas por Diana López-Pinel, su hija le habría lanzado un ventilador, un mechero, un pesado cenicero y varios objetos más, incluso apunta el diario ABC que "un tablón de madera". Pero lo más preocupante son las amenazas, porque al mismo tiempo que arrojaba violentamente los mencionados enseres, la menor gritaba en repetidas ocasiones a su madre: "¡Te voy a matar, te voy a matar!".

Según ha podido saber ESdiario de fuentes conocedoras del caso, los dos agentes de la Policía Nacional (al parecer un hombre y una mujer), pudieron dar credibilidad al relato de la demandante del servicio (la madre) porque se encontraron con una casa "muy revuelta", con evidentes signos de desorden y disputa e incluso "violencia", ya que  hallaron numerosos cristales rotos, así como "otro mobiliario" con desperfectos, recoge el correspondiente atestado policial, tal y como apuntan las mismas fuentes.

Consecuencia de ello, Valeria Quer fue conducida -una vez tranquilizada y reconocida por un facultativo del SUMMA 112- a la comisaría de Pozuelo, donde no quiso prestar declaración y fue traslada poco después, como manda el protocolo, a la Fiscalía de Menores. Valeria había solicitado a la Fiscalía que avisaran a su padre, Juan Carlos Quer. Una hora después, la menor era puesta en libertad tras mostrarse arrepentida y pedir perdón a su madre, delante de la autoridad judicial. 

Fiscalía, firme

Sin embargo, y sin entrar en más detalles al tratarse de una menor, ESdiario ha podido saber que la Fiscalía no quiere que el hecho quede impune. Mantiene la acusación por un delito de amenazas graves y también por una supuesta tentativa de lesiones. El Ministerio Público pretende seguir de cerca el caso por tratarse también de una menor a la que podría ser adecuado tutelar judicialmente un tratamiento médico específico. 

La opinión del padre

En este caso, tanto el padre de Diana como la madre -que mantienen una más que difícil relación- sí han estado de acuerdo en solicitar a la Fiscalía el perdón de la mejor de sus hijas y el archivo del procedimiento. ESdiario pudo hablar, horas antes del incidente, con el padre de la joven desaparecida el pasado 22 de agosto en A Pobra do Caramiñal. Juan Carlos Quer explicaba a este medio que está pasando un calvario. Con un tono de voz pausado, pero llamativamente triste, Juan Carlos confesaba en exclusiva que está "todo lo tranquilo que puedo estar en una situación como la mía". El padre de Diana Quer dedicaba las primeras palabras de nuestra conversación a los agentes judiciales de la Guardia Civil y de la UCO encargados de la investigación. "Estoy muy agradecido por su labor incansable". 

Juan Carlos Quer compartía  las informaciones que les hemos venido contando en el sentido de que aunque la investigación parece no tener avances significativos no se ha parado de trabajar un solo instante: "aunque ha pasado el tiempo la investigación no se detiene, más bien todo lo contrario; está tan activa como al principio". En este punto, desliza un detalle que apunta a que puede haber novedades en el caso de la desaparición de Diana: "estoy muy agradecido por las nuevas aportaciones que va a tener el caso". Un mensaje implícito y del que podría deslizarse que los nuevos interrogatorios que ya se están produciendo pronto podrían dar resultado. 

Comenta esta noticia
Update CMP