23 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pedro Sánchez regaña por celebrar cumpleaños mientras saca pecho por el 8-M

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

El presidente ha presumido de liderar en Europa la respuesta a la pandemia del coronavirus, cuando con su gestión España ha alcanzado el récord de muertos por millón de habitantes.

El pasado miércoles, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, aprovechó la tribuna del Congreso de los Diputados para apuntalar la estrategia de su gabinete,  PSOE, Podemos y sus corifeos mediáticos: borrar de la ecuación de la gran propagación del coronavirus en España las manifestaciones feministas que tuvieron lugar con motivo del Día de la Mujer, una semana antes de la entrada en vigor del estado de alarma.

"Viva el 8-M", proclamó ufano el presidente, obviando que son mayoría los expertos que entienden que las calles llenas de gente en muchas ciudades de España, especialmente en Madrid, fue un gran dinamizador del virus en su ferocidad infecciosa. El presidente desafiaba así también la ofensiva judicial que hay en marcha para estudiar las responsabilidades penales que miembros del Gobierno han podido cometer por autorizar aquellas manifestaciones feministas.

 

Este domingo, en cambio, en su rueda de prensa posterior a la videoconferencia que ha mantenido con los presidentes autonómicos sobre el seguimiento de la crisis del Covid-19,  el jefe del Ejecutivo ha llamado la atención sobre el riesgo que pueden suponer eventos muchísimo menos masivos, como por ejemplo, un simple cumpleaños con familia y amigos.

"La mayoría de las veces [detrás del contagio] hay una imprudencia, una reunión sin seguir las normas de protección", ha asegurado Sánchez que, después, en el turno de preguntas,  ha simplificado el debate sobre el 8-M y el coronavirus como un intento de quienes critican su gestión de la pandemia de "vincular feminismo y coronavirus", algo que ha considerado "curioso".

 

Pide prudencia en las manifestaciones por George Floyd en España

Sin embargo, Sánchez ha caído en otro renunció durante su rueda de prensa, esta vez en relación con las manifestaciones que se han convocado este domingo en varios puntos de España para protestar por la muerte de George Floyd, un hombre de raza negra, a manos de un policía en Estados Unidos.

En este caso, sobre estas manifestaciones, Sánchez ha asegurado que lo importante es que en estas manifestación en nuestro país se cumplan "las normas de distancia social y que no pongamos en peligro la salud pública". Una recomendación totalmente opuesta a lo que se pudo ver el 8-M, cuando el Gobierno venía recibiendo desde finales de enero avisos de la Organización Mundial de la Salud y de la Unión Europea sobre la peligrosidad del virus, con recomendaciones incluidas de que había que mantener la distancia social y evitar eventos masivos.

 

Por otra parte, el presidente del Gobierno también ha presumido de que bajo su Gobierno España "lidera" la respuesta a la pandemia en Europa, cuando con casi 30.000 muertos -oficialmente, pues las cifras reales pueden estar próximas  a más de 40.000- nuestro país está a la cabeza en la mortalidad del virus por millón de habitantes.

 

Comenta esta noticia