24 de noviembre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Matamoros explota contra su compañera más serena por ser una macarra de la moral

Kiko Matamoros.

Kiko Matamoros.

Difícil por no decir imposible que a todos los miembros de la plantilla no les toque en algún momento recibir un chaparrón de algún colega. Esta vez le tocó a ella, que no suele ser habitual

En Sálvame cuando no "pilla" uno, "pilla" otro, pero es muy difícil que ningún miembro de la plantilla se libre de recibir algún que otro chaparrón, estallido o directamente algún insulto más o menos fino en algún momento dado.

Este lunes le tocó recibir a Gema López a costa de la diferencia de opiniones que tuvo con respecto a Chelo García Cortés con Kiko Matamoros.

Y es que estaba López decepcionada con su amiga y compañera Chelo, de la dijo no conocer cuando actúa con tanta frialdad, cuando Matamoros intervino para señalar que "no conocéis a la Chelo a la que no controláis, a la que no sometéis”.

A López no le pareció normal que precisamente Kiko le hablara de sometimientos con lo que ha hecho “llorar” a su compañera y no entendía que se exaltara: “Yo estoy súper serena, en ese tono no le contesto a nadie”, le dijo.



“¿El tono? Cuando ella se rasga las vestiduras, chilla a todo Dios y hace lo que le da la gana”, se quejó el aludido así que ella se dispuso a jugar con las cartas boca arriba: “¿Jugamos y que luego me digas en publi no pienso esto pero me lo dicen por el pinganillo?”.

A la vuelta de la publicidad, Matamoros se había quitado el pinganillo por decisión propia y siguió contra López: "Estoy hasta las narices de que me den lecciones de ética, respeto el trabajo de los demás hasta que no respetan el mío. Como ya llueve sobre mojado le querría decir a la compañera que es muy fácil el trabajo que tú haces, facilísimo, venir aquí a hablar de la vida de los demás y luego decir yo de mi vida privada no hablo”.

“Eso es lo cómodo, que los demás se desgasten que yo soy una macarra de la moral”, le acusó, pero Gema, impertérrita, se mostraba agradecida porque hubiera cambiado el tono y no siguiera con el anterior “de tabernero”: “Te has exaltado porque buscas que me exalte yo”.

Además, le dejó claro que su trabajo es el que es y que será la dirección quien decida si le compensa o no.

Comenta esta noticia
Update CMP