22 de octubre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Audi Q7, asombroso compendio tecnológico

La marca de los aros ha desplegado todo su potencial innovador en el renovado SUV grande de la firma, un vehículo que gracias a sus avances es capaz de aparcar solo y maniobrar mucho mejor.

Hace una década el Audi Q7 fue uno de los SUV más rompedores del momento. Llegó con una estética muy del gusto americano que fue un éxito y le ha granjeado una cómoda vida comercial, pero tenía una serie de excesos de tamaño para los consumidores del viejo continente que suponían ciertos peajes. La renovación de este referente ha llegado en 2015 con una severa dieta de hasta 325Kg de peso que se ha traducido en una mejora de la eficiencia de hasta casi el 30%, y el nuevo modelo resulta un SUV mucho más armónico a la vista a pesar de que imperan las formas geométricas en su silueta. 

Si los nuevos motores y las nuevas capacidades dinámicas son sorprendentes, el compendio tecnológico que aglutina el nuevo Audi Q7 hará palidecer a los frikis de la tecnología. Una nueva suspensión neumática con 6 alturas diferentes disponibles para obtener la máxima versatilidad, un diferencial central que prima el reparto de par al eje trasero para hacerlo más dinámico y una batería de ayudas a la conducción en la que no falta ninguno de los avances disponibles hoy en día en el mercado convierten al nuevo SUV de Audi en uno de los modelos más avanzados de su categoría, así que tras habernos puesto a los mandos y comprobar la facilidad de uso y enorme ayuda que suponen, repasemos los asistentes más relevantes.

Asistente Predictivo de Eficiencia. Este sistema trabaja con el control de crucero adaptativo, el navegador MMI Navigation Plus y el sistema de reconocimiento de señales de tráfico. Prevé los puntos donde habrá que reducir la velocidad, los desniveles, etc. y optimiza el funcionamiento del control de crucero para conseguir la máxima eficiencia a base de minimizar los acelerones y los frenazos. El sistema reconoce curvas, glorietas, intersecciones, límites de poblaciones y señales de límites, en muchos casos, mucho antes de que el conductor pueda verlas. En carreteras secundarias el ahorro puede llegar al 10%.

Asistente de salida. Estando el vehículo estacionado, nos avisa con destellos luminosos cuando abrimos una puerta y se aproxima un vehículo por detrás. Estos destellos se emiten desde el retrovisor (igual que el asistente de ángulo muerto) y desde los leds situados en el guarnecido de puerta (la luz que emiten es roja) de las cuatro puertas, aunque pudimos comprobar que en momentos de fuerte iluminación pasaba desapercibida.

Asistente de tráfico cruzado trasero. Al salir de un aparcamiento en batería los sensores avisan si se aproxima un vehículo por alguno de los lados y emite un aviso visual y acústico. En caso de que el peligro sea inminente activa bruscamente los frenos.

Audi Pre-sense city. Mediante la cámara instalada en el parabrisas detecta el peligro de atropello de peaton u otro obstáculo. El sistema avisa acústicamente y llega a frenar por completo el vehículo circulando por debajo de 40Km/h, reduciendo la velocidad por debajo de 80 para evitar el atropello o minimizar la colisión. Además tensa los cinturones de seguridad delanteros, cierra ventanillas y techo solar, cierra la regulación de anchura de los asientos delanteros y conecta los warning.

Asistente para atascos. Práctico y cómodo reduce la fatiga y el número de colisiones por despistes al circular en atascos. Funciona entre 0 y 65 km/h actuando sobre el control de crucero adaptativo e incluso sobre la dirección para mantener el coche dentro del carril.

Asistente de giro. Los giros a la izquierda en movimiento son los que generalmente entrañan más peligro, ya que debemos invadir y cruzar el o los carriles del sentido contrario. Para evitar posibles colisiones el Q7 monitoriza el tráfico que viene de frente y, en caso de posible peligro, frena el coche por completo. Funciona entre 2 y 10 km/h y con el intermitente puesto.

Eje trasero direccional. La dirección en las ruedas traseras asiste al conductor facilitando las maniobras, ya que reduce en gran medida el radio de giro. El Q7 con este sistema es capaz de girar en muy poco espacio gracias a que las traseras giran en dirección contraria a baja velocidad. Por encima de 10Km/h giran en el mismo sentido que las delanteras para mejorar la dinámica.

Asistente de remolque. Este sistema permite maniobrar con un remolque con total comodidad y sencillez con un dedo manejándolo desde el mando MMI del sistema multifunción, que toma el control del volante. La bola de remolque del Audi Q7, que es escamoteable, tiene un anillo estriado que gira horizontalmente y sirve para que el coche sepa hacia dónde se mueve el remolque. Este asistente sirve para diferentes tamaños de remolque y se configura de forma automática analizando los movimientos.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia