26 de noviembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La polémica por el currículo maquillado del presidente Sánchez llega al Congreso

No hay nada ilegal, pero de confirmarse sí sería profundamente antiestético. Y Sánchez tendrá que aclarar su currículo, adornado durante una década, por una pregunta del PP en la Cámara.

De los currículos y máster de los políticos se han vertido río de tinta, hasta el punto que uno de ellos, Cristina Cifuentes, perdió la presidencia de la Comunidad de Madrid por ser incapaz de aclarar su expediente académico al 100%.

Su dimisión ha alimentado una prospección de la vida profesional y académica de los dirigentes como nunca, y ahora le toca al propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez. Que el líder del PSOE maquilló su expediente, sin hacer nada ilegal, es un hecho: sus propias fichas parlamentarias, recopiladas por Okdiario, confirman que el nuevo inquilino de La Moncloa infló su perfil profesional desde 2009 en varias ocasiones.

Varios 'errores'

Así, se presentó como Jefe de Gabinete de Carlos Westendorp en Bruselas cuando solo era un miembro del equipo; calificó de Máster del IESE lo que en realidad era un curso más sencillo o se proclamó directivo de OCU sin llegar a serlo nunca.

 

Ficha de 2008, de Okdiario, donde se proclama Jefe de Gabinete sin serlo

 

Nada ilegal, como sí puede ocurrir en el 'Caso Cifuentes' si se demuestra que hubo falseamiento de documentos públicos, pero a efectos de imagen muy poco edificante. Y sobre todo ello va a preguntarle a Sánchez el Grupo Popular esta misma semana, con una pregunta parlamentaria que, sin citar directamente su caso, supone una carga de profundidad a su línea de flotación: "¿Considera el Gobierno motivo suficiente para exigir la dimisión de un cargo público el falseamiento de un currículum?".

Sin preguntas

Hasta la fecha, y pese a que esta polémica se suscitó ya hace semanas, el presidente del Gobierno no se ha pronunciado al respecto y tampoco le han preguntado en sus escasas comparecencias públicas: sendas entrevistas en TVE y El País donde no le interrogaron al respecto y dos ruedas de prensa en el extranjero con agenda internacional en exclusiva.

Los currículos engordados han generado una profunda controversia y en el seno del propio PSOE generaron bajas sonoras como la de Estela Goicoetxea, la joven que hace dos años hizo de telonera de Susana Díaz cuando ésta aspiraba al liderazgo del partido. Entonces se supo que no era licenciada, como aseguraba ella, y tuvo que dimitir de un cargo menor, el de directora del Observatorio de Salud Pública de Cantabria.

Luis Roldán, Pilar Rahola, Elena Valenciano o la actual ministra de Hacienda, María Jesús Montero; son otros dirigentes políticos que desde los años 90 hasta la actualidad han 'dopado' sus expedientes académicos, aunque sólo en el caso de Cifuentes se ha producido una dimisión en la primera fila política española.

Comenta esta noticia
Update CMP