17 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Jorge Fernández Díaz cae: El fin de un ministro con "amigos" mediáticos

Puede reciclarse en algún otro puesto del PP pero tiene difícil mantener una posición de peso en el partido cuando ha sido catalogado como figura “incómoda” para el líder.

Mientras los afines de Podemos inundan las redes de los mismas descalificaciones y consignas contra el Grupo PRISA que usaron durante años los partidarios de Aznar y Jiménez Losantos dos ministros más se han sumado a la tierra quemada de ex poseedores de carteras rajoyianas. Uno de ellos, Jorge Fernández Díaz, ha tenido hasta el final vinculaciones con los medios de comunicación.

Jorge Fernández Díaz ha dejado de ser ministro de Interior. Puede reciclarse en algún otro puesto del PP pero tiene difícil mantener una posición de peso en el partido cuando has sido catalogado como figura “incómoda” para el líder. Fernández Díaz fue delegado del Gobierno en Cataluña durante el Gobierno Suárez de UCD cuando aquel cargo aún tenía el título de ‘gobernador civil’ (un título cargado de connotaciones negativas teniendo en cuenta el poder supremo que ejercían los gobernadores durante la dictadura).

Fernández tiene difícil mantener una posición de peso en el partido cuando has sido catalogado como figura “incómoda” para el líder

Hundida la UCD, apostó por liderar el CDS catalán de Suárez en las elecciones del 82 y ante los pésimos resultados de los suaristas frente a los fraguistas (106 escaños del gallego frente a los 2 del abulense) dio el ‘salto’ al partido que tenía ‘más futuro’. Fraga le puso de cabeza en Cataluña para ira de los veteranos. El ‘plan Fernández Díaz’ era borrar la imagen ‘anticatalana’ de AP: conseguir que la AP catalana fuera la bisagra de CiU en Cataluña (para que en contrapartida CiU fuera la bisagra de AP en Madrid), una estrategia bendecida por líderes mediáticos del momento como Luis María Anson, Mauricio Casals, Pedrojota Ramírez o hasta Antonio Herrero, que llegó a decir que el ‘pujolismo’ era la esperanza de la derecha que había que trasladar a Madrid.

Con Aznar y el cambio de AP y PP se abrió las puertas apareciendo en escena un profesor de física nuclear, Alejo Vidal-Quadras como nuevo líder en Cataluña y el comenzó una ofensiva contra el nacionalismo catalán publicando fuertes tribunas contra ellos contando con la asesoría del entonces ya influyente columnista y tertuliano Federico Jiménez Losantos que publicó artículos de elogio al nuevo líder: "...Alejo es de los pocos políticos recién nacidos que pueden dar mucho de sí si le dejan" [17-03-1992]. El liderazgo de Vidal Quadras está forjando un discurso vigorosamente españolista y liberal que, más tarde o más temprano, calará en los electores" [6-03-1993]. Alejo Vidal-Quadras es probablemente el único político de la Cataluña actual que merece el nombre de intelectual [30-10-1993]".

Pero Fernández Díaz buscó sus propios aliados mediáticos y los encontró en Francisco Marhuenda desde ABC Cataluña. Desde aquella edición se publicó una cadena artículos contra Vidal-Quadras acusándole de hacer el ridículo, de desleal, contraproducente y de ser el líder menos valorado del todos los que podía haber escogido el el PP catalán (ABC en su edición catalana, a 6-09-1992). Vidal-Quadras siempre vio la mano de Fernández Díaz detrás de esos artículos. Así consta en la nota oficial que hizo llegar al Comité de Conflictos del PP en los que adjuntaba todos aquellos artículos de Marhuenda, con copia al propio Secretario General, Cascos. Vidal-Quadras acusaba en la carta abiertamente a Fernández Díaz y a Marhuenda de ser filo-convergentes.

Pero aquel señalamiento lejos de perjudicar a Marhuenda, le benefició. El gran asesor aúlico mediático de Aznar, Pedrojota Ramírez, publicaba editoriales diciendo que si Aznar quería ser ‘de centro’ debía apartar al ‘radical’ Vidal-Quadras y buscar a pro-convergentes. En las siguientes elecciones Aznar imponía a Vidal-Quadras la humillante decisión de aceptar de ‘número 3’ de su lista a su ‘criticador’ Marhuenda. Durante los años de matrimonio PP-CiU los Fernández Díaz y Marhuenda ascendían (él a una secretaría de Estado y su hermano a la presidencia del PP catalán y Marhuenda a Jefe de Gabinete rajoyesco). Vidal-Quadras era exiliado a Estrasburgo. La operación del PP catalán pro convergente había funcionado entre aplausos de Anson y Pedrojota, entonces más pujolistas que nunca.

El PP catalán bisagra convergente pasó después al liderazgo de Josep Piqué a quien aznaristas y pedrojotianos veían como la encarnación del centrismo, aunque la sombra de los hermanos Fernández Díaz siempre estuvo sobre él. Toda conspiración precisa siempre un medio afín y los sectores más ‘anti-nacionalistas’ del PP con Jiménez Losantos de referente iniciaron una campaña contra Piqué y para volver al estilo Vidal-Quadras. Losantos desde la COPE calificaba a Piqué “incapaz" y "criptonacionalista". Losantos contó con el respaldo además de un Pedrojota que ahora dejaba atrás sus discursos pro-nacionalistas para pasar a sumarse a las tesis contra el letal nacionalismo catalán. La dirección del PP de Acebes aceptó las tesis losantianas y colocó Daniel Sirera, que rápidamente se dejó ver en actos con Losantos.

Fernández Díaz no había perdido el tiempo y al mismo día siguiente de las elecciones de 2008 en los que el PP catalán bajó, nuevamente a través de Francisco Marhuenda (recién nombrado director de La Razón) - abrió fuego contra Sirera culpándole de los malos resultados. La pugna entre Sirera y Fernández Díaz fue frenada por Rajoy que forzó un nombre de consenso: Alicia Sánchez Camacho.

El propio Albiol se ha mostrado ‘agradecido’ a Fernández Díaz las últimas 48 horas defendiendo su permanencia como ministro de Interior

No obstante el brazo todopoderoso de Fernández Díaz y su brazo Marhuenda siempre han planeado en toda conspiración y rencilla de los populares catalanes. Fue también La Razón la encargada de anunciar en primicia la ascensión de Sánchez Camacho y la elevación de García Albiol al liderazgo del partido en Cataluña. Una operación de la que difícilmente pueden considerarse ajenos los Fernández Díaz. El propio Albiol se ha mostrado ‘agradecido’ a Fernández Díaz las últimas 48 horas defendiendo su permanencia como ministro de Interior. No parece que le haya servido.

Ha ido cambiando de cargos, pero no ha perdido su capacidad de ser señalado como conspirador y siempre usando los medios. En sus celebres grabaciones se escucha a su voz presumiendo ante De Alfonso de sus buenas relaciones con los directores de ABC, El Mundo y por encima de todos con el de La Razón “que es amigo”. De momento ha perdido su cartera ministerial, pero el tiempo dirá si ha perdido su influencia en las luchas internas del PP catalán y en los tentáculos mediáticos.

 

Comenta esta noticia
Update CMP