06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Cs vira hacia una lista única con el PP en Cataluña ante el temor al descalabro

Los líderes del PP y Cs en Cataluña, Alejandro Fernández y Lorena Díaz.

Los líderes del PP y Cs en Cataluña, Alejandro Fernández y Lorena Díaz.

Los populares quisieron y siguen queriendo un Cataluña Suma, más ahora que el PSC cocina un acuerdo tripartito con ERC y los comunes. ¿Sería el principio de una operación política mayor?

El anuncio de unas -otras- elecciones anticipadas en Cataluña pilla a Ciudadanos, el partido que ganó las anteriores autonómicas, en un proceso de reconstrucción de su liderazgo y su estrategia. En medio de no pocas tensiones internas además, a medida que se acerca la Asamblea General de marzo.  

Es por eso que, por primera vez, Cs se ha abierto a explorar la posibilidad de una lista conjunta con el PP, en una especie de Cataluña Suma de la que hasta noviembre ni Albert Rivera ni Inés Arrimadas querían saber nada.  

"Siempre defendimos que Cataluña Suma debía ser el embrión de la posterior España Suma, de una reagrupación del centro derecha en España, del constitucionalismo en Cataluña", señaló este miércoles al respecto el presidente del PPC, Alejandro Fernández

Con el PSC de Miquel Iceta cocinando a fuego lento un pacto postelectoral con ERC y los comunes de Ada Colau, populares y naranjas tienen la oportunidad de canalizar ese voto constitucionalista que ya en 2017 apostó mayoritariamente por Arrimadas, que obtuvo 37 diputados y más de 1,1 millones de votos. Al menos eso creen. 

En el PP están convencidos de que juntos les iría mejor, aunque en Ciudadanos tienen muchos reparos a fundirse en una única candidatura. Por más que Lorena Roldán no tenga -presumiblemente- el tirón de Arrimadas; por más que las encuestas señalen que Cs esté en caída y el PP en ligero ascenso. 

De momento Cataluña Suma es un castillo en el aire. Primero Cs tendrá que celebrar su Asamblea General, entronizar a Arrimadas y, después, hablar con los de Pablo Casado. Si acaso. 

El plan de este último, no de ahora sino desde hace meses, pasa por absorber lo que queda de la naranja. Y no solo en Cataluña. En público y en privado el planteamiento de Casado es que mientras el centro derecha esté partido en tres será imposible desbancar a la izquierda del poder. 

La cuestión es si, para el PP, Cataluña Suma sería el inicio de una operación política de más calado. Pero en la dirección del partido han convenido que, por ahora, no es momento de lanzar a la conquista de Cs aprovechando su debilidad porque ello podría ser contraproducente. 

Desde la formación explican que cualquier paso en falso podría no solo espantar a Cs, sino también provocar que se resientan los gobiernos de coalición en la Comunidad de Madrid, Murcia y, en menor medida, Andalucía. 

"Tiempo al tiempo", señalan. "Hay que esperar". Por ahora, Cataluña. 

Comenta esta noticia