18 de junio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez pone tierra y mar de por medio durante la campaña de Susana Díaz

El presidente viajará a Guatemala, Cuba y Argentina, lo que le impedirá estar presente en la mayoría de los actos electorales de la presidenta, cercada por los escándalos de corrupción.

Aunque Susana Díaz ha asegurado que cuenta con el respaldo del presidente del Gobierno y está “a lo que necesite Andalucía”, de cara a la próxima cita electoral, como proclamó hace pocos días en la Cope; lo cierto es que Pedro Sánchez tiene otros planes que, si no le remedia el don de la ubicuidad, le harán perderse la mayor parte de la campaña de los comicios andaluces del 2 de diciembre. Unas elecciones en las que el PSOE no las tiene todas consigo, como revela la encuesta que ESdiario ha difundido en exclusiva.

 

Y es que el jefe del Gobierno tiene ya cerrada una gira por Latinoamérica que se solapará con las citas centrales de la previa electoral en Andalucía. De acuerdo con el calendario electoral, el viernes 16 de noviembre arrancará la campaña en toda Andalucía y concluirá el sábado 30 de noviembre, un día antes de la jornada de reflexión que marca la ley.

 
Pues bien, el mismo día del pistoletazo de salida de la campaña, Sánchez estará junto al Rey Felipe en la ciudad de Antigua, en Guatemala, con motivo de la XXVI Cumbre Iberoamericana. A continuación volará a Cuba el día 22, un día después de la XXX Cumbre Hispano-Lusa, en la que Valladolid ejercerá de anfitriona. Y el 30 de noviembre atravesará el Atlántico de nuevo, y por tercera vez, para asistir al G-20 en Buenos Aires, la capital argentina. 

 

Con una agenda tan apretada, Sánchez se perderá con toda seguridad el arranque de la campaña y también el acto de clausura. Sí tiene libres los domingos 18 y 25 de noviembre, fechas ideales para que el presidente haga acto de presencia en Andalucía y arrope a su candidata, acosada por escándalos de corrupción como los de los ERE o el de la Faffe, del que ESdiario ha revelado hasta qué punto mancha la gestión de Díaz.

Quizá Sánchez no quiera verse salpicado por todos estos escándalos que seguro marcarán la campaña de la actual presidenta; la misma, por otra parte, que contribuyó de manera decisiva a arrebatarle la secretaría general en 2016, compitió con él en las primarias del año pasado y con la que ha mantenido importantes desencuentros públicos en estos últimos meses. 

 

Comenta esta noticia
Update CMP