22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

¡Receta!: Sopa fría de melón con kéfir y un toque de aceite de mostaza

El melón es uno de los frutos más refrescantes e ideales para calmar la sed. Además es generoso en fibra, vitamina A y E, y actúa como diurético

En estos días de tanto calor las recetas más aclamadas son los platos fríos como las ensaladas, gazpachos en todas sus versiones o sándwiches elaborados con ingredientes frescos y saludables. Todos ellos tienen la habilidad de refrescarnos y hacernos sentir bien, por eso hoy te propongo una original y sabrosa sopa fría de melón con jamón ibérico y un cautivante toque de aceite de hierbabuena.

Para que esta receta sea perfecta, el melón también debe de serlo, procura seleccionar el que más pese, ya que cuanto mayor sea su peso, más zumo y más pulpa. Otra característica para no fallar en la elección, es su olor, debe desprender un aroma agradable y dulce, si no lo tiene, déjalo madurar a temperatura ambiente durante unos días, y en caso de que decidas comprar solo la mitad observa que sus pipas están unidas y cubiertas por sus característica hebras, si presenta huecos o cavidades es que ha sido recolectado y cortado antes de su maduración.

El melón es uno de los frutos más refrescantes e ideales para calmar la sed. Sus beneficios para la salud son muchos: generoso en fibra, vitamina A y E, y potente diurético, actúa en nuestro organismo como un suave laxante. Además, gracias a su alto contenido en agua (90%) embellece nuestra piel limpiando e hidratando nuestro cuerpo, por lo que tenemos antes nosotros una receta fantástica en todos los sentidos.

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 5 minutos

 

Ingredientes para 6 personas

- Un melón

- ½ cebolla dulce

- 1 yogur griego

- 5 cucharadas de leche kefirada

- aceite de hierbabuena

- virutas de jamón ibérico

 

Elaboración

1- Limpia el melón de piel y pepitas. Córtalo en trozos e incorpora a un bol junto el yogur griego, la cebolla dulce y la leche kefirada.

2- Tritura con una batidora de mano o un robot de cocina hasta conseguir una crema ligera y homogénea.

3- Cuando esté lista pasa el resultado por un colador de malla fina para obtener una textura mucho más suave y aterciopelada.

4- Prepara tu propio aceite de hierbabuena: en un vaso batidor tritura las hojas lavadas de hierbabuena junto al aceite, cuela el resultado para eliminar posibles residuos y vierte sobre tu aceitera. Su duración es de varias semanas y te servirá no solo para esta receta, sino también para darle un toque fresco a tus ensaladas, sándwiches o tostas.

Presenta tu sopa de melón bien fría y acompañada de unas virutas de jamón ibérico con unas lágrimas de aceite de hierbabuena.

¡Refrescante y deliciosa!

Gastroamantes.com

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP