18 de septiembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Page se olvida de todo para "rendirse" ante Pedro Sánchez a cambio de migajas

El líder socialista castellanomanchego renuncia a todas sus reivindicaciones y discursos para no enfadar a Sánchez y por no poder recriminarle lo que él ya hace: gobernar con Podemos.

Había quien creía que Emiliano García Page se presentaría este lunes en La Moncloa con un discurso reivindicativo para Castilla-La Mancha y opuesto, además, a la deriva ideológica de Pedro Sánchez por su doble dependencia de Podemos y del independentismo.

Nada más lejos de la realidad. El presidente castellanomanchego entregó la cuchara, como se dice en el argot, a las primeras de cambio, y no le sacó nada  relevante para su tierra al presidente del Gobierno ni se atrevió a distanciarse de su política de pactos, insistiendo en el mensaje del PSOE más histórico contra las alianzas con el populismo y la subordinación hacia el nacionalismo.

Page quiso ir de antipopulista frente a Sánchez pero en realidad él es el único que tiene un vicepresidente de Podemos

Cierto es que toda autoridad de Page en ese discurso, si la tuvo en algún momento, está por completo destruida: ni el propio Sánchez ha llegado a tanto como él, que para sostener su presidencia, sin ganar las Elecciones, no sólo se alió con Podemos, sino que además le incluyó en su Ejecutivo autonómico cediéndole una polémica vicepresidencia.

El Page que quería pasar por barón crítico en tiempos, junto a Susana Díaz, Guillermo Fernández Vara y Ximo Puig; es hoy un hombre entregado a un Sánchez que le ignora y un presidente ahogado por sus contradicciones: nadie depende más que él de ese populismo que, sin embargo, dice considerar peligroso.

 

La renuncia a llevarse al Palacio de Fuensalida en Toledo un botín regional del encuentro, fue si cabe aún más ostentosa: de todas las reivindicaciones que no hace tanto trasladaba a Mariano Rajoy, mirando siempre hacia su rival Dolores de Cospedal, ahora nada se sabe.

La "rendición"

Hasta el punto de que el único logro que ha podido vender tras el encuentro con su jefe de filas es algo que ya se sabía desde hace tiempo: que no habrá en su tierra cementerio de residuos nucleares. Eso y un par de compromisos etéreos sobre el tren a Talavera y las autovías entre Puertollano y Almadén y entre Albacete y Linares.

La rendición es tal que García Page ni siquiera presentará presupuestos regionales aún, a la espera de que el Gobierno Central consiga aprobar los suyos. Y sólo entonces se atreverá a poner negro sobre blanco unas cuentas poco ambiciosas o irrealizables si sigue la estela del propio Sánchez: subir de manera clara el gasto contando con un hipotético incremento de los ingresos que, generalmente, nunca se cumple. De ahí que la previsión económica de Moncloa enviada a Bruselas reduzca el crecimiento de la economía española.

 

Francisco Núñez, nuevo líder del PP de CLM, le recuerda a Page algo doloroso: sus diputados votaron a favor de Sánchez con los independentistas

Rendido pues, Page dedicó más tiempo a hacerse perdonar ante Sánchez que a pedir para Castilla-La Mancha o a refrescar ante la opinión pública la idea de que hay otro PSOE ajeno a ERC o a Podemos... aunque le deba el cargo él mismo al último. Al contrario, todo fueron lisonjas.

 

Pedro Sánchez, dijo, está "con fuerza y con ganas de tirar para adelante" con el objetivo de "agotar la legislatura", afirmaciones que llegan pocos días después de vaticinar que las elecciones podrían adelantarse a otoño de 2019.

"Peloteo" a Sánchez

Según dijo a preguntas de los medios en una rueda de prensa tras finalizar su reunión oficial con el propio Sánchez, el presidente del Gobierno "está ilusionado con el proyecto de presupuestos" tras el acuerdo alcanzado con Podemos. "Cree que lo puede sacar adelante", ha afirmado, reconociendo en todo caso que "la situación parlamentaria es compleja" para los socialistas. Ni rastro de crítica ni de distanciamiento, no sea que peligre su puesto, se intuye.

La puntilla se la dio tras el encuentro el nuevo presidente del PP castellanomanchego, Francisco Núñez, con un mensaje directo al corazón político de Page: le recordó que sus propios diputados en el Congreso son "responsables" de que Sánchez sea presidente después de "perder las Elecciones". Votaron con Podemos, en una historia que antes ya se vivió en Castilla-La Mancha: de ahí viene Page, hoy desdibujado como nunca.

 

Comenta esta noticia
Update CMP