25 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El escándalo de corrupción que el PSOE tapó con el registro en el PP

El líder del PSOE junto a José Ramón Gómez Besteiro.

El líder del PSOE junto a José Ramón Gómez Besteiro.

Los populares se quejan de que sólo ellos tienen una lupa de aumento encima. El día en que un diario abría con un "Rajoy acosado por la corrupción", un barón socialista era señalado de nuevo

El viernes, cuando todo el mundo hablaba del registro del despacho del exgerente del PP de Madrid, Beltrán Gutiérrez, El Mundo abría a cinco columnas con el gigantesco titular Rajoy acosado por la corrupción y Esperanza Aguirre comparecía en la comisión parlamentaria sobre corrupción creada en la Asamblea de Madrid, un barón socialista recibía una muy mala noticia.

Ese día la Audiencia Provincial de Lugo rechazaba un recurso interpuesto por el líder del PSdeG, José Ramón Gómez Besteiro, en la causa que tiene abierta por su enriquecimiento personal y en la que está imputado por cuatro presuntos delitos: cohecho, prevaricación, tráfico de influencias y contra la ordenación del territorio.

En un auto difundido por el Tribunal Superior de Justicia gallego, la Audiencia Provincial consideraba "razonable" una "exhaustividad en la investigación" habida cuenta de la gravedad de los hechos que se le imputan a Gómez Besteiro, bautizado como "el imputado VIP de Pedro Sánchez". Y al que el líder del PSOE se ha negado sistemáticamente a apartar de su cargo pese a que siempre ha presumido de ser inmisericorde con la corrupción. Aunque en su día se hiciera el remolón con Manuel Chaves y José Antonio Griñán.

El varapalo judicial a Gómez Besteiro, que en principio será el candidato del PSdeG a las elecciones gallegas de este otoño, ha pasado totalmente desapercibido en la prensa nacional. Es más. Ni siquiera La Voz de Galicia abrió su portada del sábado con ello, sino con la reunión entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez de la tarde del viernes en el Congreso.

Y ello pese a que sobre el líder socialista recae la sospecha de que, siendo concejal de Urbanismo del Ayuntamiento de Lugo -en 2004-, compró una vivienda a un precio inferior al del mercado a cambio de autorizar una polémica promoción inmobiliaria. Para más inri, siempre según la juez, la reforma posterior se la hizo gratis otra empresa. 

Hay todavía más. El abogado del socialista, Cándido Conde-Pumpido (hijo del exfiscal general del Estado), fue acusado de coacciones a la juez del caso a través de un correo electrónico que le envió hace año y medio, aunque el Consejo General del Poder Judicial haya decidido hace unos días frenar el tema. 

Pero no, a pesar de todo ello Gómez Besteiro no ha ocupado estos días ni un minuto de los informativos, ni una columna de opinión en la prensa nacional, ni un comentario en las tertulias. Tan protegido por Pedro Sánchez y tan inmune se siente que hasta se permite ironizar. Hace poco decía en la Radio Galega, tras cargar contra la magistrada de su caso: "No estuve en Dallas cuando asesinaron a Kennedy".

Desde hace tiempo el PP viene quejándose de que la lupa de aumento que tiene encima para los casos de corrupción no existe en el PSOE. Que por ejemplo desde el 1 de febrero tiene a una exalcaldesa de Jerez en la cárcel, Pilar Sánchez, condenada a cuatro años y medio de prisión por malversación, falsedad en documento oficial y prevaricación.

Ella ya no ocupaba el cargo, Gómez Besteiro sí, aunque a Pablo Iglesias tampoco parezca importarle para pactar con Pedro Sánchez. "El PSOE es el partido con más causas abiertas por corrupción", recordaba un argumentario interno enviado a los cargos del PP desde La Moncloa el lunes.

Comenta esta noticia