31 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Pero, ¿qué demonios le pasa a Hazard?

Eden Hazard, ante el City, en el último partido que hasta ahora ha jugado con el Madrid.

Eden Hazard, ante el City, en el último partido que hasta ahora ha jugado con el Madrid.

Eden Hazard no juega con el Madrid desde el 7 de agosto en la infausta noche ante el Manchester City. Zidane le volvió a convocar casi dos meses después, pero el belga se ha vuelto a romper.

Fichaje fallido, por ahora, el de Eden Hazard por el Real Madrid. El atacante belga, uno de los mejores del mundo cuando está en forma, llegó la pasada temporada al equipo blanco como la gran estrella del nuevo proyecto de Zidane. Y, más de un año después, aún no ha podido justificar ni la mitad de lo que el Madrid pagó por él, ni una cuarta parte de las expectativas que creó su fichaje. 

Hazard no se lesionó de gravedad en ninguna de las 7 exitosas temporadas que pasó en el Chelsea, más allá de pequeños problemas musculares que le dejaron sin jugar algún que otro partido en cada una de aquellas campañas. Pero nada más allá de lo habitual en un jugador de élite. 

No se caracteriza precisamente Hazard por ser un jugador que mantiene la forma física sin problema. De hecho, el año pasado se presentó a su estreno en el Real Madrid pasado de peso. El club y Zidane lo pasaron por alto y le diseñaron un programa individual que le hizo debutar cuando ya había comenzado la temporada. 

El gran problema llegó en noviembre cuando su compatriota Meunier lesionó a Hazard en el Bernabéu, en el duelo de la fase de grupos ante el PSG. Un año después, no hay buenas noticias del belga del Real Madrid. 

Lastrado por los efectos de aquella dolencia en el tobillo, Hazard fue irrelevante en la temporada del Madrid. Su último partido fue el 7 de agosto ante el City en la vuelta de Champions tras el confinamiento y en Manchester tampoco hizo nada. 

Volvió a llegar fuera de forma al comienzo de la presente temporada y, en la concentración con Bélgica, su seleccionador, Roberto Martínez, reconoció que su problema en el tobillo estaba superado, pero que estaba completamente fuera de forma y que eso solo se solucionaría con "45 entrenamientos". 

Sorprendió el martes Zidane convocando a Hazard para el encuentro ante el Valladolid, pero el belga debió sentir molestias al término del último entrenamiento y se cayó de la convocatoria. El diagnóstico es una sobrecarga muscular, que le apartará un mes de los entrenamientos del Madrid y que le impedirá acudir a la nueva concentración belga de la próxima semana. 

Es lógico que gran parte de la afición madridista empiece a estar cansada de los problemas físicos de Hazard, uno de los pilares básicos del nuevo proyecto de Zidane. Además de sus dolencias, no son pocos los que achacan sus largos periodos de bajas a los problemas psicológicos que provoca el hecho de sufrir una lesión de la que le está siendo muy complicado recuperarse. 

Comenta esta noticia