13 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Las risotadas de Sánchez Silva provocan la polémica durante los Óscars 2016

¡Se lo llevó! El actor de Titanic subió por fin al escenario de la gala de los Oscar como Mejor Actor para recibir el galardón que sus fans llevaban años esperando. La industria le aplaudió.

Como también ocurrió en los Goya, la versión patria de la gala más esperada del cine, en Hollywood tienen por costumbre atacar durante la ceremonia de los Oscar, y con humor ácido a ser posible, las polémicas que suscita el evento. Este año, el encargado de asumir el papel de presentador y de lidiar con la campaña #OscarSoWhite encima del escenario fue: Chris Rock. La cuestión racial monopolizó las conversaciones previas y los ojos del mundo estuvieron puestos en el cómico de color que no decepcionó y en el actor Leonardo DiCaprio que se llevó al quinto intento la preciada estatuilla. 

Chris comenzó duro con su monólogo tras la proyección de un combinado de imágenes de películas nominadas a la 88 edición de los premios. "¡Guau! He visto como a quince personas negras en ese vídeo, estoy en los premios de la Academia (también conocidos como los premios de la gente blanca) y si nominaran al anfitrión no me habrían dado el trabajo, estaría Neil Patrick Harris. Pero al margen de todo, son los Oscar más alocados que he presentado", fue su entrada triunfal. 

El matrimonio Smith fue protagonista sin estar presente

A partir de ahí las referencias fueron in crescendo hasta llegar a la figura de Will Smith, uno de los pesos pesados del mundo cinematográfico. Rock se burló de los actores negros que no habían acudido para boicotearla y centró sus mofas en el matrimonio Smith al que regaló frases como: "No es justo Will, haces una película buena y no te nominan. Pero tampoco fue justo que te pagaran 20 millones por Wild Wild West" o, directa para Jada Pinkett Smith, "es como si yo boicoteo las bragas de Rihanna. ¡No me han invitado!".

La frase más tuiteada de la noche fue una bomba cargada de morbo para la industria: En la sección In Memoriam sólo se mostrarán fotos de negros asesinados por la policía cuando iban al cine". A la que siguió un mensaje dejando claro el tono humorístico de los chistes y aclaró que "los actores negros quieren tener las mismas oportunidades que los demás".

Pero todo esto pasó desapercibido para los tuiteros españoles que hicieron de la risa de la presentadora del especial de Movistar+, Raquel Sánchez Silva, la protagonista involuntaria de la noche. La carcajada constante levantó amor y odio a partes iguales aunque relegó a un segundo plano su buen hacer frente al programa. Los espectadores hicieron saña con la anécdota y en la red social se pudieron leer críticas como que su risotadas ponían nervioso al personal o que incluso parecía fingida. 

 

 

El actor de Ali G, Bruno o El Dictador hizo de las suyas

El polifacético actor Sacha Baron Cohen se unió a la ironía común al aparecer caracterizado como su personaje Ali G y defender a los "hermanos" negros como Will Smith, Eidris "Elbow" o al mísmísimo, Darth Vader. Las redes enloquecieron con su intervención y ya le postulan como el próximo elegido para conducir el evento el próximo año. 

La emotiva interpretación de Lady Gaga dejó paso al momento más esperado de la noche cuando el protagonista de Titanic recibió por fin el Oscar como mejor actor. El reencuentro con su amiga y compañera de reparto en aquella película Kate Winslet gustó al público. DiCaprio llevaba acumuladas cinco nominaciones en la categoría de Mejor actor: por A quién ama Gilbert Grape en 1994, El aviador en 2005,Diamante de Sangre en 2007, El Lobo de Wall Street en 2014 y finalmente El renacido, en 2016, con la que ha conseguido colocar el trofeo en su vitrina. Su discurso puso de manifiesto el compromiso del intérprete con la lucha contra el cambio climático.

El mexicano que arrasa en Hollywood

El director de El Renacido, Alejandro G. Iñárritu, se hizo también con otro de los galardones, repitió como se esperaba por segundo año consecutivo como Mejor Director y aprovechó su minuto de gloria sobre el escenario para recordar "el color de la piel debe ser algo tan irrelevante como la longitud del pelo". El premio a la Mejor Película se lo llevó Spotlight y el español Paco Delgado, el único representante de nuestro país entre los nominados, perdió frente a Jenny Beavan por Mad Max: Furia en la carretera.

 

Comenta esta noticia