20 de febrero de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Casado no se atemoriza y librará una guerra ideológica con Sánchez

El líder del PP está dispuesto a plantear la batalla ideológica al Ejecutivo de coalición de Sánchez e Iglesias sin obviar ningún debate, como se ha visto en el caso de "pin parental".

Con menos de una semana de andadura, el Gobierno formado entre PSOE y Podemos ya ha comenzado a ejercer la vieja técnica de la izquierda cuando está en el poder: ejercer de oposición a la oposición. Es precisamente lo que ha ocurrido con el denominado "pin parental" que Vox ha conseguido que sea aceptado por el Gobierno de Murcia (PP y Cs) que respaldan externamente los de Santiago Abascal.

Los ataques en tromba por parte de varios miembros del Ejecutivo a la libertad de elección de los padres sobre las materias extracurriculares que quieren que reciban sus hijos en el colegio ha sido respondida contundentemente por parte del Partido Popular, donde están muy indignados por una escandalosa frase de la ministra de Educación y Formación Profesional, Isabel Celaá: "Los hijos no pertenecen a sus padres". Claro, que la ministra de Igualdad, la podemita Irene Montero, no se quedó corta al respecto, argumentando a favor de una especie de liberación de los hijos de sus padres considerados malos por la izquierda por parte del Estado.

El secretario general del PP, Teodoro García Egea, fue meridianamente claro al respecto: "Los hijos no pertenecen a la señora Celaá, a la señora [Irene] Montero o al señor Sánchez".

Las palabras de García Egea permiten atisbar ya cuál va a ser la estrategia de los populares durante esta legislatura, donde PSOE y Unidas Podemos van a tratar de imponer su agenda de ingeniería social sobre los españoles. El líder del PP, Pablo Casado, quiere que en este nuevo ciclo político su partido esté preparado para dar la batalla ideológica al Gobierno en asuntos como el feminismo, el ecologismo o la lucha contra la despoblación, que son presentados como "patrimonio de la izquierda".

Con ese objetivo, el PP no esquivará estos debates sino que intentará explicar sus posiciones y entrar en el cuerpo a cuerpo como se ha visto en el reciente encontronazo con el Ejecutivo de coalición por el llamado 'pin parental'.

Casado aseguró el pasado lunes ante la plana mayor de su partido que el PP debe liderar la centralidad y la moderación, para atraer a votantes incluso socialistas que se sienten "engañados" por Pedro Sánchez. Pero al mismo tiempo considera que no puede dejar de exponer sus posiciones ni dejar que el nuevo Ejecutivo le sitúe en el ámbito de la "crispación o la radicalidad" que, según fuentes 'populares', es la línea que quieren imponer los argumentarios de Moncloa.

Ese discurso "centrado" de Casado fue aplaudido el pasado lunes en la reunión de la Junta Directiva Nacional del PP  y por los barones territoriales. Sin embargo, algunas voces del partido ya expresan en privado su temor ante la posibilidad de que de nuevo el PP se deje arrastrar por Vox en asuntos como el 'pin parental'.

El cambio climático y la igualdad

El Partido Popular quiere poner en valor todos los logros que ha alcanzado en materia de medioambiente en un momento en el que la preocupación por el cambio climático ha situado este tema en el primer plano de la agenda política y social.

"El primer ministerio de Medio Ambiente lo creó el PP y firmó Kioto y París y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU. ¿Qué lecciones nos van a dar a nosotros de desarrollo medioambiental?", se preguntó hace unos días Pablo Casado en un acto de partido en Alcobendas (Madrid).

De la misma manera, la igualdad entre hombres y mujeres se ha convertido en una de las grandes prioridades a nivel global y en este sentido el PP defiende que su formación ha demostrado su compromiso con la igualdad real de las mujeres, pero "con hechos", apostando en sus Gobiernos por "más creación de empleo, lucha contra la brecha salarial y más conciliación", aseguran dentro de la formación.

No admitir lecciones de la izquierda

Casado quiere trasladar a la opinión pública que el PP no va a aceptar "lecciones de la izquierda" en este tipo de asuntos y con ese objetivo prepara también a sus cargos para que no esquiven este tipo de debates sino que defiendan públicamente la labor y medidas puestas en marcha por el partido cuando ha tenido responsabilidades de gobierno, añaden fuentes del partido.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP