Macrojuicio Levante-Zaragoza: Sin pruebas no hay amaño

Acusados por presunto arreglos del encuentro jugado en 2011 en el Ciutat de Valencia.

Acusados por presunto arreglos del encuentro jugado en 2011 en el Ciutat de Valencia.

El macrojuicio por el supuesto amaño del encuentro Levante-Zaragoza, de 2011 en el que se salvaron del descenso los maños, ha quedado en nada.

Van peinados con un degradado que se cuidan cada cinco días, visten ropa de marca, besan a modelos, puede que usen un perfume caro, pero las explicaciones de los futbolistas del juicio por el Levante-Zaragoza olían a niñato revenido. Ninguno pudo decir nada convincente sobre por qué no sacaban dinero del cajero el verano posterior al Levante-Zaragoza de la 2011. Eso sí, el hecho de que no haya pruebas de que se embolsaran el dinero procedente del Zaragoza les declara no culpables. 

El juez del caso Levante-Zaragoza ha absuelto a los 36 futbolistas acusados de corrupción deportiva para condenar únicamente a dos directivos del Zaragoza, Agapito Iglesias y Javier Porquera a un año y tres meses de cárcel por falsedad documental. No ha considerado suficientes su señoría las pruebas aportadas por el fiscal (que pedía dos años de cárcel para todos y seis de inhabilitación) y con esta sentencia se cierra un episodio histórico en la lucha contra los amaños en el fútbol español.

La Liga ha mostrado su respeto por el fallo judicial y ha recordado que la causa se inició a raíz de una denuncia ante la Policía de su presidente, Javier Tebas, y a la que siguió la investigación llevada a cabo por la Fiscalía Anticorrupción.

La resolución, que puede ser recurrida en apelación ante la Audiencia Provincial de Valencia, recoge que Iglesias y Porquera acordaron que se contabilizaran “mendazmente” esas disposiciones de efectivo “como si se tratara del pago a los jugadores del Zaragoza de una prima especial por permanencia en Primera División”.

Comenta esta noticia