14 de noviembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

7 cosas que tu gato odia ( y quizá no lo sabes)

Los gatos son muy sensibles al estrés y conviene conocer qué es lo que odian para no generárselo

Seguro que cuidas a tu gato con todo el cariño del mundo, pero hay cosas que quizá no sepas y que él odia que hagas o que dejes de hacer. Te contamos las principales que pueden estar generándole ansiedad o hacer que enferme a pesar de nuestra buena voluntad. Toma nota:

 

1 – Comida y bebida juntos

Lo más habitual es que elijamos un rincón de nuestra casa para colocar juntos el comedero y el bebedero de nuestro gato, sin embargo es una costumbre muy peligrosa. Estos animales tiene un instinto de supervivencia muy elevado y en su estado natural jamás beben cerca de donde cazan por si los restos orgánicos contaminan el agua. Lo correcto es colocar ambos recipientes a una distancia de al menos metro y medio el uno del otro o en dos rincones diferentes de la misma habitación. Si no lo haces así corres el riesgo de que tu gato beba menos agua de la que debe y enferme del riñón.

Parece mentira pero muchos gatos caseros terminan muriendo por esta causa perfectamente evitable.

 

 2- Caricias

Tu gato adora que le acaricies la cabeza, las comisuras de la boca, la garganta y el lomo, pero aborrece que le toques el rabo, los bigotes y el “culete”. Tenlo en cuenta porque aunque tengas un ejemplar muy dócil que te lo consienta, le estarás generando ansiedad

 

3- Ruidos

Su oído es mucho más sensible que el de los perros. El ruido de los petardos, el estallido de un globo –nunca le des uno para jugar porque lo explotará con las uñas –, un portazo, el sonido de la aspiradora o los gritos le dañan y los odian. Procura evitarlos

 

4- Cambios

Los gatos son extremadamente rutinarios y sufren muchísimo estrés cuando se alteran sus costumbres o su entorno. Si te vas a ausentar unos días es mejor que alguien de confianza se pase por tu casa para darle de comer o vigilarlo que trasladarlo a un lugar que le es ajeno, y si te vas a mudar, hay productos que se venden en veterinarios y tiendas de mascotas que contienen feromonas inodoras para el ser humano con las que podrás rociar tu nuevo hogar antes del traslado y que harán que tu pequeño amigo se adapte antes a su nuevo entorno

 

5- Olores

Aunque su olfato es menos fino que el de los perros, son muy sensibles a determinados olores como el del vinagre, la cebolla, los ambientadores intensos y la lejía. Procura que tu gato no esté cerca cuando los utilices

 

6- Suciedad

Todos sabemos que los gatos son sumamente limpios; de hecho pasan un 15% del tiempo que están despiertos acicalándose con su lengua. Mantén impoluto el lugar en el que duermen, limpia su comedero a diario si utilizas comida húmeda y dos veces a la semana si come pienso seco y lava el bebedero cada día porque tienen una saliva espesa que se acumula en las paredes y el fondo del recipiente formando una especie de película que pudre el agua. Los gatos odian tanto la suciedad que si no encuentran un entorno limpio pueden llegar a enfermar de puro estés

 

7- Mirada fija

Es muy posible que a ti te la permita como señal de confianza pero si un extraño le mira fijamente a los ojos o tú lo haces con un gato ajeno, se sentirá amenazado y huirá o atacará.

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP