10 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rajoy se guarda el "botón nuclear" del adelanto electoral hasta nuevo aviso

Rajoy, este miércoles, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

Rajoy, este miércoles, durante la sesión de control al Gobierno en el Congreso.

La Moncloa cree que antes de fin de año estará perfilada la ruta real de la presente legislatura que, si bien va salvando escollos, es una legislatura incierta. Bien incierta.

“Aquí estamos, aguantando carros y carretas”, gusta decir a Fernando Martínez Maillo, ahora encargado de apagar, en vivo y en directo, todos los fuegos que se abren en el PP. Fuegos no van a faltar, pero tampoco la determinación de “torear lo que nos venga”, porque Mariano Rajoy además de ser de los que creen que la estabilidad es un valor en sí mismo, se ha propuesto como objetivos máximos de esta incierta legislatura lograr tres grandes acuerdos: pensiones, educación y financiación autonómica, asuntos todos ellos tan complejos como necesarios.

No parece fácil que haya tal aproximación de posiciones que permitan, a priori, un especial optimismo respecto a un resultado acordado.

Tanto en Génova como en La Moncloa se consideran estas tres cuestiones como “cuestiones de Estado" y un acuerdo en todas ellas "no sólo daría tranquilidad a los ciudadanos". "Si estos acuerdos se lograran, todos los esfuerzos son y serían pocos pero hay que ir viendo como transcurren los acontecimientos", se reconoce en el Ejecutivo.

Y los acontecimientos no están resultando fáciles para el partido en el Gobierno, que con 137 escaños se ve en la necesidad de dar apoyo a cuestiones como la elección del Consejo de RTVE o la comisión de investigación sobre su presunta financiación ilegal.

El PP confía en que C's no fuerce la comparecencia de Rajoy y Aznar en la "comisión Bárcenas"

Respecto a RTVE, el PP cree que va “para muy largo” y en todo caso tiene en sus manos la fuerza parlamentaria suficiente para vetar cualquier decisión que, en su momento, no le guste. En lo que a la comisión de investigación se refiere, en Génova se cree tener ya la certeza de que Ciudadanos no va a pedir la comparecencia ni de Rajoy ni de Aznar.

En todo caso, el PP ha impulsado en el Senado, en donde tiene mayoría absoluta, la correspondiente comisión para “investigar a todos". "Tenemos 137 escaños pero también cartas para jugar determinadas partidas y no sólo en el Senado”, se advierte desde las filas populares.

Esta iniciativa del PP en el Senado fue rechazada este mismo miércoles por todas las fuerzas de oposición, desde donde se recuerda que “únicamente en la sede popular ha entrado la Policía” y la estrategia ya más o menos acordada es dejar esta comisión como “ a un muerto viviente porque nadie que sea llamado y tenga que acudir abrirá la boca”.

De entrada, la “partida” más apremiante es la aprobación de los Presupuestos ya acordados con Ciudadanos, UPN, Coalición Canaria y, aunque no hay anuncio oficial, todo apunta que el PNV se sumara para evitar las enmiendas a la totalidad. “Quevedo, de Nueva Canarias, se hace querer, pero habrá acuerdo”, sentencian en la bancada popular.

Los Presupuestos de 2017 son una herramienta apremiante, pero inmediatamente después del verano, ya con el Congreso del PSOE resuelto, el Gobierno deberá llevar al Congreso el techo de gasto para 2018, paso previo para la elaboración de los Presupuestos del año próximo. Gobierno y partido coinciden en señalar que “sin los Presupuestos para 2018 la legislatura se pone fea".

"Los que aprobemos ahora es verdad que se pueden prorrogar, pero en 2019 tenemos elecciones autonómicas y municipales y todos sabemos que cuando hay citas electorales por medio la vía parlamentaria se ve seriamente trastocada y todos queremos marcar distancias", afirman a este diario fuentes gubernamentales.

"No sería nada fácil aprobar unos Presupuestos en esas circunstancias porque no hay que olvidar que para entonces todos olerán elecciones generales. Hay que aprobar los Presupuestos de 2018 porque de lo contrario nos encontraríamos con el esperpento de que los que ahora aprobemos se tuvieran que prorrogar hasta e 2020. Sería de locos pero es un escenario que hay que contemplar”, añaden estas fuentes.

Con este escenario y otros muchos que se puedan plantear, La Moncloa y Génova están a la espera de la solución que el PSOE se dé a sí mismo y mientras esto no ocurra “hay que estar en el día a día porque hablar de pensiones, educación o financiación autonómica el concurso del PSOE es imprescindible".

Antes de fin de año, estará perfilada la ruta real de la presente legislatura que si bien va salvando escollos, es una legislatura incierta, bien incierta.

"Los ciudadanos se merecen estos pactos pero nadie está en condiciones de afirmar que vayan a ser posibles. Lo único cierto es que desde el PP y el propio presidente haremos todo lo necesario. Para todos los partidos sería un buen balance poder culminar la legislatura diciendo que hemos sido capaces de lograr acuerdos que, al final, benefician a todos”, señalan a ESdiario fuentes populares.

El fantasma de un eventual adelanto electoral parece haberse esfumado, pero ahí está Rajoy y su capacidad para convocarlas. A día de hoy, el presidente no quiere ni mentar semejante posibilidad “y si algo se debe tener claro es que en este punto, como en ningún otro, va a actuar con absoluta responsabilidad y si hay que convocarlas será porque no hay más remedio, porque sería el mal menor”.

Antes de fin de año, y cuando se tengan estos datos en la mano, estará perfilada la ruta real de la presente legislatura que si bien va salvando escollos, es una legislatura incierta, bien incierta.

Comenta esta noticia
Update CMP