Conselleria suspende en C1 de valenciano y también en C1 de inglés

Afectados por el enrevesado ´reading´de inglés tienen una quedada mañana en la EOI de Valencia, mientras que del C1 de Valencià quieren que Educación "rectifique errores"

Primero salieron, después de dos meses y medio de espera, las notas del C1 de Valenciano la pasada semana. Tras tan larga espera, los participantes en la prueba -alrededor de 18.000- se llevaron la desagradable sorpresa de que el 80% había suspendido. Los aspirantes a este certificado, básico para poder desarrollar una carrera docente y acceder a acreditaciones como la de capacitació en valencià, ya se están organizando para instar a Conselleria de Educación a "rectificar errores e irregularidades".

Y esta semana han salido las notas del C1 en inglés de las escuelas oficiales de idiomas, una acreditación que dentro de unos años -ahora sirve el B2 para inscribir en el curso de capacitación en inglés- será obligatoria para poder ejercer la docencia en los planes plurilingües. Numerosos afectados por "el enrevesado reading" han organizado una quedada mañana, en la sede de Zaidia, en Valencia, de la Escuela Oficial de Idiomas para pedir explicaciones.

Ambos procesos, bajo la batuta de Conselleria de Educación, se caracterizan por la opacidad en la información a los afectados. En el caso del valenciano, los aspirantes estuvieron con el alma en vilo durante dos meses y medio sin más explicación que las notas ya saldrán. Hasta que un día lo hicieron con esa desagradable sorpresa en la puntuación que Conselleria, de quien depende la Junta Qualificadora de Coneiximient de Valencià (JQCV). Ni explicaciones ni disculpas.

En los exámenes de inglés de C1 en la Escuela Oficial de Idiomas también se ha producido "una escabechina", según explican alumnos afectados de Valencia. Las cifras no las proporciona Conselleria, que únicamente facilita el acceso a cada alumno a su nota. No obstante, sí que tutela un sistema de puntuación que se ha quedado obsoleto y que deja al libre albedrío de cada docente. Sobre todo en lo que afecta a los apartados de expresión oral (writing) y expresión escrita (speaking), donde no existe un baremo más preciso, como sí ocurre en comprensión oral (listening) y escrita (reading), y la gravedad de las faltas queda al criterio de cada docente, que no tiene por qué coincidir. De hecho, tampoco lo hace el material didáctico durante el curso.

En este caso las protestas también vienen por el sistema de revisión. Para obtener la certificación C1, la Escuela Oficial de Idiomas exige superar todas la pruebas con al menos un seis. El alumnado que no obtenga el apto en alguna de ellas puede pedir revisión, como marca la normativa. No obstante, las EOIs (que funcionan de manera telemática generalmente para interactuar) obligan a entregar presencialmente la petición de revisión y hacerlo un día determinado. Una vez entregada, la persona interesada habrá de acudir en un tramo de media hora (predeterminado siempre por la mañana y a horarios habitualmente laborales) para que el profesional que corrigió la prueba le explique la calificación. No tiene más opciones. 

Además, también se ha producido confusión para la preinscripción de alumnos oficiales a C1 que no hayan aprobado, de manera que quienes consigan repetir (la EOI solamente da una segunda oportunidad) no tienen garantizada plaza en algunos casos, y en muchos otros tampoco el mismo horario, para el próximo curso.

Conselleria de Educación inicia el curso con dos graves asignaturas pendientes y una seria contradicción: por una parte exige los títulos de C1 de inglés y, sobre todo, de valenciano; por otro lado, no facilita el acceso y obliga a sumergirse a los aspirantes en una nebulosa de pruebas, tanto a sus conocimientos como a su paciencia.

Comenta esta noticia
Update CMP