21 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Santander gana un 10% menos debido al parón en mercados clave

El Beneficio del banco que preside Ana Botín en el primer trimestre ha sido de 1.840 millones. España cae un 11% y Reino Unido un 36%, bajadas que no ha podido compensar el ascenso de Brasil

En este resultado la directiva asegura que también ha influido el haberse contabilizado un cargo neto de 108 millones de euros por la venta de activos y reestructuraciones. En concreto, este cargo incluye 150 millones de euros de plusvalías por la venta de la participación del 51% de Prisma en Argentina y 180 millones de euros de pérdidas derivadas de la venta de una cartera de inmuebles residenciales en España, más un cargo de 78 millones de euros por los costes de reestructuración en Reino Unido y Polonia.

"El beneficio atribuido se vio afectado por cargos de reestructuración y ventas de activos. Sin embargo, hemos seguido generando mucho capital orgánicamente a la vez que aumentamos el valor para los accionistas, con un crecimiento del valor tangible neto por acción del 3% en el trimestre", ha resaltado la presidenta de Banco Santander, Ana Botín.

El beneficio ordinario creció en siete de sus diez mercados principales. Estados Unidos fue nuevamente el de mayor crecimiento, con un beneficio atribuido que subió un 46% respecto al mismo periodo de 2018, mientras que Brasil y México mantienen el impulso positivo de los últimos años.

"Estos resultados se han logrado en un contexto operativo difícil, sobre todo en Reino Unido y Europa", ha resaltado Botín, quien ha destacado que, de cara al futuro, la entidad continuará invirtiendo en su transformación digital, lo que unido a su presencia geográfica ofrece oportunidades para obtener un crecimiento rentable. "Confiamos en alcanzar nuestros objetivos a medio plazo", ha afirmado.

El número total de clientes desde 2018 ha aumentado en 5 millones, hasta los 144 millones.

La entidad elevó su margen de intereses un 3% en el primer trimestre (un 5% en términos constantes), hasta los 8.682 millones de euros, y aumentó los préstamos y los depósitos un 4% y un 5% en euros constantes, respectivamente. El número de clientes vinculados, aquellos que usan Santander como banco principal, ha aumentado en 1,8 millones desde el primer trimestre de 2018.

Esta tendencia, según el banco, se vio afectada, sin embargo, por los menores ingresos de mercados, un ajuste por la elevada inflación en Argentina y la adopción de la NIIF 16, además de por un aumento del 7% de los impuestos en euros constantes. Como consecuencia de ello, el beneficio antes de impuestos creció un 3% en euros constantes, hasta 3.684 millones de euros, mientras que el beneficio ordinario descendió un 2% en euros constantes, hasta 1.948 millones de euros.

El banco ha resaltado que la calidad crediticia siguió mejorando: la ratio de morosidad cayó 40 puntos básicos en los últimos doce meses, hasta el 3,62%, y las dotaciones por insolvencias se redujeron un 5%, hasta 2.171 millones de euros. El coste del crédito, es decir, lo que el banco provisiona cuando concede un crédito, cayó siete puntos básicos en el año, hasta el 0,97%, el nivel más bajo desde 2008. Asimismo, la "fuerte" generación orgánica de capital en el trimestre (+20 puntos básicos) compensó parcialmente los impactos regulatorios, lo que permitió al grupo cerrar el trimestre con una ratio de capital CET1 del 11,25%.

Brasil, un mercado clave

Según ha destacado la entidad, la diversidad geográfica es una de sus principales fortalezas. Así, América aporta el 52% del beneficio ordinario en el trimestre y Europa, el 48%. Brasil se mantiene como el mercado que más contribuye, con un 29% del beneficio atribuido del grupo, seguido de España con un 16%, Santander Consumer Finance con un 13% y Reino Unido con un 11%.

En concreto, en España la migración de los clientes de Popular a Santander continuó durante el trimestre y las sinergias ayudaron a una reducción en costes del 5,7% en el año. El beneficio atribuido se redujo un 11%, hasta 403 millones de euros, después de que en el primer trimestre de 2018 el beneficio se hubiera visto favorecido por ventas de deuda y mercados de capitales más favorables.

En Brasil, el beneficio sigue creciendo de forma "consistente", con un aumento del 7% del beneficio atribuido, hasta 724 millones de euros (+15% en euros constantes), gracias al foco que mantuvo el banco en la vinculación y satisfacción del cliente, además del control de costes. En Reino Unido, el beneficio atribuido cayó un 36%, hasta 205 millones (-37% en euros constantes), tras dotar 66 millones de euros por costes de reestructuración. Sin este impacto, el beneficio ordinario cayó un 15% (-16% en euros constantes) afectado por un entorno de alta competitividad que presionó a la baja los ingresos.

Comenta esta noticia
Update CMP