Terrenos del TRAM utilizados para aparcamiento de un bar de copas en Alicante

Imagen tomada este domingo en donde se aprecia el "aparcamiento" abierto.

Imagen tomada este domingo en donde se aprecia el "aparcamiento" abierto.

Esta no es la primera vez que vecinos de la Albufereta de Alicante denuncian esta práctica, sin que desde la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio se haya dado una solución. Todos los fines de semana este terreno se transforma en un aparcamiento privado para ser utilizado por los clientes de un pub de copas, cuando se supone que el terreno se utiliza para almacenar material de las obras.

Pero en su día, FGV tomó medidas, -duró dos fines de semana- e incluso hubo la siguiente declaración a EsdiarioCV: “Este terreno se trata de un espacio cerrado al público, dedicado al almacenamiento de materiales de construcción, pero al ser conocedores de esta queja se ha solicitado a la empresa que ejecuta estos trabajos que refuerce el cerramiento de la zona para impedir el acceso de personas ajenas y evitar, en la medida de lo posible, los problemas que denuncian los vecinos y que según indican provocan los clientes de un local cercano”.

Evidentemente, o la mercantil “pasa” de las órdenes que se emiten desde la Conselleria de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, o alguien tiene un “trato privilegiado”. Eso sí, el peligro de accidente es menor que hace unos meses porque al menos ahora ya no hay material de construcción, aunque hace unos días incluso se almacenaron las vías que se están levantando del antiguo trazado del TRAM. Pero para este fin de semana, todo ha quedado despejado, listo para ser utilizado por estos clientes “vip”.

También la Asociación de Vecinos de la Albufereta afirmó a este diario que llevan años pidiendo que se tomen las medidas necesarias para que un lugar residencial –el IBI está por las nubes- no sufra los comportamientos incívicos que se han producido durante décadas provocados por los usuarios que acuden a esta zona de ocio. Incluso, denuncian algunos vecinos, se ha permitido la construcción de casas bajas en suelo comercial, inmuebles que son alquilados generalmente a inmigrantes sin que aparentemente se tomen medidas desde el Ayuntamiento, según las mismas fuentes.

Pero en la Albufereta, la vida sigue igual. Parece que alguien mira hacia otro lado e importa más reparar una playa que cada vez que llueve con fuerza se divide en dos porque desemboca un barranco en la misma, que atender problemas endémicos y que parecen irresolubles.

Comenta esta noticia
Update CMP