17 de julio de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT
ADJUNTA AL DIRECTOR ELY DEL VALLE

¡Receta!: Arroz con leche de coco

La nutritiva leche de coco sube de rango a uno de los dulces más tradicionales y típicos de nuestra gastronomía.

El arroz en todas sus versiones es uno de los cereales más consumidos en el mundo y en nuestra dieta meditérranea. Con él preparamos refrescantes ensaladas, guisos, estofados, paellas e incluso sabrosos postres como el clásico arroz con leche.

A la receta de hoy le he querido incorporar nuevos, fragantes e intensos ingredientes para realzar aún más su sabor y textura; unas aromáticas semillas florales de cardamomo o la nutritiva leche de coco con su sabor delicado, ligeramente dulce, no hacen más que sumar y subir de rango a uno de los dulces más tradicionales y típicos de nuestra gastronomía.

 

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 40 minutos

 

Ingredientes para 4 personas

- 120 gramos de arroz redondo

- 500 ml de leche de coco

- 400 ml de leche entera

- 150 gramos de azúcar

- 1 vaina de vainilla

- 2 semillas de cardamomo

- la piel de un limón

- la piel de media naranja

- 2 ramas de canela

 

1.- En una cazuela alta vierte la leche de coco, la leche normal, las ramitas de canela, el azúcar, la vaina de vainilla abierta a lo largo, las semillas de cardamomo machacadas, la piel de la naranja y la piel de un limón.

2- Cuando comience a estar caliente remueve con una cuchara de madera para que las semillas de la vainilla y el cardamomo salgan al exterior y perfumen la leche.

-Prueba y si te gusta más dulce es el momento de añadir más azúcar-.

 3.- Dispón el arroz en un colador de malla fina, ponlo bajo el agua fría, escurre e incorpora a la leche.

4- Sube la intensidad del fuego removiendo suave y constantemente hasta que empiece a hervir, después mantén un fuego medio bajo y cocina durante 35-40 minutos revolviendo regularmente hasta obtener una consistencia cremosa.

5- Retira las ramas de canela, las pieles de la fruta, las vainas de vainilla y las de cardamomo.

Distribuye en moldes individuales, pero antes de servir en la mesa espolvorea azúcar blanca por encima y con un soplete carameliza hasta conseguir una primera capa dorada y crujiente.

Acompaña con fresas o frutas silvestres, decora con hojas frescas de menta y disfruta de este dulce tanto en frío como templado.

Gastroamantes.com

Comenta esta noticia
Update CMP