30 de marzo de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se endiosa y acude al Rey a pedirle un imposible con sus 84 diputados

Felipe VI con Pedro Sánchez, este martes en La Zarzuela.

Felipe VI con Pedro Sánchez, este martes en La Zarzuela.

El líder socialista ha desgranado al Jefe de Estado durante casi dos horas su hoja de ruta. Y le confirmó su intención de impulsar una alianza para desalojar al PP del Gobierno.



Dos semanas después de ser designado secretario general del PSOE en el 39 Congreso Federal, por fin Pedro Sánchez protagonizó una comparecencia larga ante los periodistas, más allá de un encuentro informal que mantuvo en Ferraz con los informadores nada más ocupar su despacho y su reciente canutazo -el pasado miércoles- en el acto del 40 aniversario de las primeras elecciones democráticas.

Pero al fin este martes, tras ser recibido en audiencia por el Rey Felipe VI durante casi dos horas, el líder socialista se citó con la prensa en la sede de su partido para desgranar la hoja de ruta de su nuevo mandato. Tras calificar de "cordial" y de "reencuentro" su cita con el Jefe del Estado, Sánchez habló de los "desafíos" que tiene España y de la "crisis de desigualdad social" y de la situación en Cataluña, como los ejes fundamentales de su conversación con el Jefe del Estado.

El líder del PSOE, según explicó, trasladó al Rey su "proyecto de regenación nacional" que basa en su propuesta de reforma constitucional. De la mano de Podemos y C's, pero sin el consenso del PP. Todo con solo 84 diputados y reconociendo que a los dos partidos anteriores le unen agendas distintas: la política social con los morados, la regeneración democrática con los naranjas. Aunque fue preguntado en varias ocasiones por la opinión del Rey, no quiso revelar cual fue su posición sobre este asunto.

Y adelantó una serie de compromisos que enumeró así: regeneración democrática, estructura federal del Estado, cohesión social, rescate juvenil, ley de cambio climático, derogación de la reforma laboral, independencia del Poder Judicial y de la Policía, pensiones y educación. "La política es compromiso, no esperar a que las soluciones vengan por su cuenta simplemente", apostilló.

Preguntado por su ronda de contactos con el resto de fuerzas y en especial por su reunión con Pablo Iglesias, Sánchez reiteró que su apuesta es "impulsar la alternativa" y no descartó una nueva moción de censura. Sin embargo reclamó ir "paso a paso".

El líder del PSOE se refirió a la situación en Cataluña, que abordó con el Monarca, y volvió a apostar por estar junto al Gobierno y "la legalidad y la Constitución". "¿Pero dónde está la situación política?", se preguntó. "El presidente del Gobierno tiene que dar un paso, yo en su caso lo daría", explicó.

Sánchez abogó, en otro orden de cosas y de cara a su cita con Rajoy este jueves, por reforzar el pacto antiyihadista y revisar la Estrategia de Seguridad Nacional. Y también que le trasladará su convencimiento de que los ministros de Justicia y Hacienda, Rafael Catalá y Cristóbal Montoro, reprobados por el Congreso, deben dimitir.

En el turno de las preguntas de los periodistas, salió a colación la polémica contratación de su hermano David por la Diputación de Badajoz. Hasta en tres ocasiones eludió la pregunta remitiéndose a las explicaciones que este lunes ofreció el presidente extremeño.

Y sobre las presiones de Podemos al diputado de Nueva Canarias, Pedro Quevedo, para que vote no al techo de gasto, Sánchez se limitó a recordar que PSOE y NC son "dos formaciones distintas.

Comenta esta noticia
Update CMP