11 de agosto de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Linguine a la crema de queso y nata

Si piensas unirte a la pasión de comer pasta la receta de hoy puede ocupar un lugar destacado en tu lista de recetas favoritas

Que los italianos son los más famosos del mundo por ser grandes apasionados de la pasta es algo que ya sabemos. Nadie como ellos para elaborarla y acompañarla con diferentes salsas que engrandecen y potencian su sabor: una delirante salsa putanesca con su ajito, su cebolla, su guindilla, sus tomates, su peperoncino picante, sus anchoas y aceitunas puede hacer las delicias de los paladares más sibaritas. O sus legendarios y sencillos 'Alfredo' donde la magia radica en la fusión de la pasta con una buena mantequilla, sal, pimienta negra y su ilustre parmesano romano. Dos opciones muy, muy sabrosas repletas de matices y aromas cien por cien italianos.

Una cebolla suavemente confitada con tocino ahumado, un queso cremoso, la suavidad de la nata, un toque de sal, de pimienta, de nuez moscada y cómo no, su perfumado parmesano, es todo lo que vas a necesitar para crear una delicada salsa que va a seducir a unos al dente linguine para después regalarte una comida absolutamente perfecta. 

Dificultad: Baja

Tiempo de preparación: 20 minutos.

 

Ingredientes para 4 personas

400 gramos de linguine

200 gramos de panceta ahumada

½ cebolla

½ vaso de nata para cocinar

1 vaso de leche evaporada

2 cucharadas grandes de queso crema

sal

pimienta

nuez moscada

2 cucharadas de aceite de oliva

 

Elaboración:

1.- Comienza por hervir la pasta en abundante agua hasta conseguir un punto al dente. Después escurre, reserva la pasta y un vaso del agua de la cocción.

 

2.- Mientras se prepara la pasta pon a calentar el aceite de oliva en una sartén y rehoga suavemente la cebolla cortada en laminas hasta que comience a estar dorada.

3.- Vuelca la panceta cortada en tiras muy finas y revuelve durante un minuto para que suelte su delicioso sabor ahumado.

 

4.- Vierte la nata junto a la leche evaporada y el queso crema. Incorpora sal, pimienta y nuez moscada al gusto. Mezcla para integrar todos los ingredientes y cocina removiendo ocasionalmente durante 4-5 minutos.

En el último minuto tu carbonara habrá espesado por lo que puedes, si lo deseas, aligerarla añadiendo medio cucharón del agua de cocer la pasta, hasta encontrar la consistencia deseada.

 

5.-Coloca tus linguine en un plato dejando caer abundante salsa sobre ellos, ralla el queso parmesano ….

y culmina con un cordón de aceite de oliva virgen extra.

 

 

Comenta esta noticia