14 de diciembre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Urkullu se encara con Bruselas tras leerle la cartilla por su caos en Zaldivar

Urkullu, este lunes, al anunciar la convocatoria de elecciones el 12-J.

Urkullu, este lunes, al anunciar la convocatoria de elecciones el 12-J.

El PNV se revuelve y prepara una queja contra el comisario europeo de Medio Ambiente que ha abierto una investigación sobre las irregularidades en el vertedero: "¿Quién es él para opinar?".

El día en que se cumplen 103 días desde que el vertedero de Zaldivar sepultó a Joaquín Beltrán y Alberto Sololuze, al Gobierno Vasco le ha dado un ataque de nervios contra la Comisión Europea por la decisión de Bruselas de investigar el cúmula de "deficiencias" que, entre otros, han denunciado los propios familiares de los dos trabajadores desaparecidos.

Y ahora que el PNV afronta la precampaña electoral de una cita con las urnas con más incertidumbres de que nunca, al lendakari Íñigo Urkullu le ha dado un ataque de dignidad con una insólita pataleta contra el ejecutivo comunitario.

El Ejecutivo de Vitoria se plantea incluso una protesta formal contra el comisario de Medio Ambiente, Virginijus Sinkevicius, por abrir formalmente la investigación tras esos 103 días de caos y fracaso en las labores de rescate de Alberto y Joaquín.

En el PNV se declaran "indignados" con Bruselas. "Estamos analizando la posibilidad de enviar un escrito al propio comisario denunciando la situación provocada por un posicionamiento suyo, sin contar con la información que corresponde a la Administración Vasca", se defiende Urkullu en su rabieta. Y la cúpula peneuvista más allá: "Queremos saber cómo un comisario europeo puede emitir una opinión sin conocer las actuaciones", advierten.

 

La gestión de Zaldivar amenaza las expectativas electorales de PNV y PSE el 12-J.

 

Lo cierto es que en el PNV hay preocupación por el impacto de la criticada gestión de Urkullu en el vertedero. Por su ineficacia en los resultados y la patente falta de empatía con las familias de Alberto y Joaquín y los vecinos del basurero tóxico, que no se cansan de exigir la dimisión del consejero de Medio Ambiente, el socialista Iñaki Arriola.

Y dado que Bruselas se dispone a encender la luz de ese gran agujero negro que es el vertedero de Zaldivar, al PNV le ha dado en estas últimas horas ese episodio de vértigo. Pero 103 días después, sigue sin haber ni rastro de Alberto y Joaquín.

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP