13 de julio de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lydia Lozano deja callado al plató de Telecinco al contar su gran drama familiar

La periodista pasó este sábado a una de las noches más complicadas de su vida televisiva: la 'máquina de la verdad' de 'Sábado Deluxe', donde salieron a la palestra secretos y mentiras.

Lydia Lozano es una de las periodistas más discutidas en nuestro país en el mundillo del corazón: las acusaciones de falta de rigor suelen ser habituales si bien en alguna ocasión ha dado ejemplos que ya son míticos, como cuando dijo que la hija desaparecida de Romina y Albano seguía viva, algo por lo que tuvo que retractarse en directo.

En las últimas semanas ha vuelto a caer, por lo que se ve, en el mismo error. La colaboradora habitual de Sálvame ha vuelto a ponerse en el disparadero por una falsa información sobre Rocío Flores y su madre, Rocío Carrasco. De ahí el morbo que despertaba anoche la presencia de Lozano en Sábado Deluxe, donde se sometió al polígrafo de Conchita. Una dura prueba de fuego.

 

Lydia no salió mal parada de esta entrevista pero lo cierto es que algunas mentiras dejaron en evidencia los miedos de la periodista. Por ejemplo: ha mintió cuando dijo que no creía que el fiasco de su información no era un nuevo golpe a su credibilidad, que no le tenía miedo a José María Franco por lo que éste podría decir de ella o que no llamó a Stella Goñi para que no le hablara mal de José María Franco. 

Pero fue, sin duda,  una respuesta la que más dio que hablar entre los colaboradores. Lydia confesó que no ha recibido amenazas de José Mª Franco pero considera que "su tono ha sido amenazante".

 

 Más tarde recibió con satisfacción la resolución de la que, para ella, era una de las preguntas más importantes: Conchita verifica que Lydia es periodista y que no tiene asignaturas pendientes. Después, se emocionó y pidió perdón a sus compañeros por "haberlos dividido". 

La periodista se defendió de todos los ataques recibidos, se rompió al decir que no busca protagonismo, ha arremetido duramente contra Kiko Matamoros ("es un mal imitador de Kiko Hernández, está haciendo un papelón") y protagonizó un duro enfrentamiento con Antonio Montero.

Su gran drama familiar

Además, ante la pregunta de María Patiño de si hacía todo esto para tener protagonismo, Lydia dejaba claro que sufría mucho con esas situaciones: "Aquí se me puede ver que disfruto, que se hace audiencia, pero luego", comenzaba diciendo antes de romper a llorar: "Mi madre con 91 años se tuvo que tomar un lexatin, con el daño que hago a mi familia, con el daño que ya le hice, no compensa... Yo tendría que estar loca para que valieran la pena estas noches sin dormir".

 

Comenta esta noticia