19 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El "tijeretazo" del 28A que da pavor a Podemos y puede dejar tiritando sus arcas

Las arcas de Podemos, otro motivo de preocupación para Iglesias y Montero.

Las arcas de Podemos, otro motivo de preocupación para Iglesias y Montero.

Todas las encuestas coinciden. Y preven un "hachazo" al Grupo Parlamentario de Iglesias y Montero. Y claro, la factura del desastre va a tener consecuencias en los ingresos del partido.

"La necesidad objetivamente acreditada de amortizar puestos de trabajo por causas organizativas y económicas". Con está argumentación a través de carta, la cúpula de Podemos despidió este jueves a una decena de trabajadores de la sede central del partido en Madrid.

En parte, por razones derivadas de una purga interna -los despedidos pertenecen al equipo de Íñigo Errejón-, en parte por razones laborales. Podemos ha comenzado su particular plan de choque para ahorrar costes.

Es lógico, todas las encuestas publicadas y los propios sondeos internos que maneja Pablo Echenique en la Secretaría de Organización auguran un batacazo en las urnas del 28-A. Y un batacazo electoral es sinónimo de un batacazo financiero.

Y es que las cifras no engañan. Y en esa misma sede de la madrileña calle Princesa, un barrio bien del centro de Madrid, se han puesto a manejar la calculadora. En 2015, cuando Podemos irrumpió en las Cortes como tercera fuerza nacional, los de Iglesias y Montero ingresaron 2.600.ooo euros.

Fue el cheque que el Estado sufragó por sus 3.198.584 votos, sus 42 diputados -confluencias aparte- y sus 9 senadores. Un cheque al que se añadió otro de casi 900.000 euros por sus diputados y 190.000 por sus senadores.

 El problema radica en que ese escenario, que ya fue ligeramente recortado en la repetición de las elecciones de junio de 2016, está muy lejos del que se dibuja para el 28-A.

La bancada de Podemos tras las últimas generales no se va a parecer mucho a la que se configurará tras el 28-A.

 

En primer lugar, en esta ocasión Podemos se presenta en solitario. Sin Compromís y En Marea, con los que han compartido esta legislatura algún gasto entre el personal de asistentes y asesores parlamentarios.

En segundo, por que todos los sondeos dibujan un desplome brutal en sus votos. Baste un informe publicado por El Periódico, que ha elaborado una media de todas las últimas encuestas. Y este ofrece un dato demoledor para las arcas de Podemos.

De los 71 actuales -la totalidad del grupo Unidos Podemos- se pasaría a 38 diputados, 33 menos que hace tres años. Un recorte que tendría, lógicamente su contrapartida en los ingresos públicos para cada uno de los cuatro años de la próxima legislatura.

El problema radica, según reconocen fuentes consultadas por ESdiario, es que entre 2016 y 2017, Podemos se ha visto inmerso en un ambicioso plan de expansión, con alquileres de nuevas sedes en las zonas más céntricas de las grandes ciudadades. Y, en muchas de ellas, se han incrementado las plantillas de los trabajadores.

Cabe recordar, además, que la financiación de Podemos está directamente relacionada con el número de sus cargos públicos. Todos ellos están obligados a donar una parte de su salario al partido. Y muchos financian, además, a organizaciones y plataformas satélites de la formación morada.

Por eso, Podemos ha puesto la calculadora en marcha. Iglesias sabe que si hay derrumbe electoral, habrá terremoto financiero. Este sábado reaparece para intentar salvar los muebles. Pero pintan bastos.

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP