30 de marzo de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Lo que Blanca llevaba en la mochila cuando murió arroja más luz sobre qué pasó

A la espera de los resultados de la autopsia preliminar y los exámenes toxicológicos lo que encontraron los investigadores al lado del cuerpo sin vida de Fernández Ochoa da mucha información



A la espera de los resultados oficiales de la autopsia preliminar del cuerpo de Blanca Fernández Ochoa que se realizó este jueves en el Instituto Anatómico Forense y continuará este viernes, nuevos detalles fueron trascendiendo sobre lo que le pudo suceder a la exesquiadora.

Por ejemplo, El Mundo adelantó que tenía restos de pastillas en el estómago, en concreto Sinogan. Los médicos han recogido pruebas de esos restos de medicamentos para enviarlas al Instituto Toxicológico de Madrid. Allí podrán conocerse con exactitud por un lado la dosis que tomó y por el otro el efecto que dicha dosis pudo tener en su organismo.

Además, se envió el corazón de la medallista olímpica al laboratorio de Anatomía Patológica, donde su análisis podrá determinar si sufrió un infarto y si ese infarto fue como consecuencia del consumo de las pastillas halladas en su cuerpo o bien le sobrevino por alguna otra patología.

Parece que los investigadores se inclinan por la hipótesis de que hubiese sufrido una sobredosis de pastillas, pero habrá que esperar días, o incluso semanas, para poder confirmarlo. 

Cabe recordar que este jueves se confirmó Fernández Ochoa llevaba consigo en la mochila cuando desapareció toda la medicación que tomaba para tratar sus problemas psicológicos. 

Según Cruz Morcillo, crece la teoría de que fue una muerte voluntaria porque el cadáver no presentaba signos de violencia y junto al cuerpo había frascos de medicamentos y una botella de vino.

En declaraciones a Ya es Mediodía, Morcillo señaló que "al lado del cadáver de Blanca había un bote de pastillas, de litio en concreto, y una botella de vino. Lo que no se sabe es si lo ingirió, eso lo tiene que decir la autopsia”.

Por su parte, el doctor Cabrera explicó en directo que es normal que llevara litio, pues es un “tratamiento común para enfermedades mentales”. Lo que sí quiso recordar es que este medicamento es "peligroso" y puede ser "mortal".

Por su parte, El programa del Verano habló este jueves en directo con Alfredo, el testigo que vio a Blanca besando la escultura de su hermano, una de las últimas personas que habló con la medallista olímpica y la que dio la pista clave para poder encontrarla.

Conteniendo a duras penas las lágrimas, contó que reconoció a Blanca Fernández Ochoa en el centro de Cercedilla y que se acercó para hablar con ella. Al llamarla por su nombre, ella se mostró sorprendida: "Le dije que yo también era del terreno en tono de broma".

La intervención de Alfredo fue determinante para la aparición del cuerpo de la esquiadora: "Me dijo que iba a la Peñota y yo le comenté que conocía esa zona".

También explicó que llamó el día 1 de septiembre a la Policía Municipal de Cercedilla y que no supo nada más hasta este miércoles, horas antes de que apareciera el cuerpo de la esquiadora: " Vinieron los municipales y después la Policía Nacional que me llevaron en un coche para declarar".

Sobre el estado de ánimo de la esquiadora, aseguró que la encontró normal: "No noté nada raro".

Comenta esta noticia
Update CMP