Nueva polémica: Puig y sus 'socios' mediáticos

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig

El presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig

Puig asegura que dará explicaciones, de la A a la Z, tras desvelarse que la Generalitat benefició a un grupo mediático del que él es accionista.La oposición le exige que acuda a Les Corts.

Una nueva polémica polémica con derivada mediática afecta directamente al presidente de la Generalitat. ¿Guarda el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, una relación mercantil con el conglomerado al que más dinero reparte en publicidad institucional? 

Conocido era que Puig posee desde hace décadas acciones en la mercantil Promociones y Ediciones Culturales SA (Pecsa), propietaria de El Periódico Mediterráneo. Se trata de una participación en el que hoy es el diario más importante de su provincia, Castellón, donde ejerció de joven como periodista, su profesión. En un momento muy delicado para la cabecera, un grupo de trabajadores entre los que se encontraba Puig participó en la capitalización de la misma con la indemnización por despido que habían cobrado de la propia empresa. El líder socialista subraya que, contra pronóstico, aquella inversión no fue gravosa. En la actualidad declara estas acciones por un valor contable de 177.886,8 euros. Se trata de 210 títulos, el 1,2% del total.

Sin embargo, el hoy presidente valenciano ha conservado esta inversión durante décadas, ejerciendo como presidente de la Generalitat y, en paralelo, como accionista minoritario del principal periódico castellonense, ya que es Grupo Zeta, el histórico propietario del grueso de las acciones (casi del 85%), ha sido adquirido recientemente por Prensa Ibérica, el principal grupo mediático de toda la Comunitat Valenciana. Los estandartes de Prensa Ibérica son el diario Levante-EMV en Valencia, el diario Información en Alicante, y ahora Mediterráneo en Castellón: las tres cabeceras líderes de las tres provincias valencianas.

El movimiento ha convertido al presidente de la Generalitat Valenciana, de la noche a la mañana, en socio del mayor conglomerado de medios de comunicación de la autonomía que él mismo preside. Pero aquí no acaba la controversia, porque se da también la circunstancia de que la compra de Grupo Zeta por parte de Prensa Ibérica ha sido auspiciada por una importante quita de su deuda, cifrada en un 70%, y entre las entidades que perdonan este pasivo se encuentra la propia Generalitat Valenciana a través del Instituto Valenciano de Finanzas (IVF).

En concreto, el IVF condona 1,3 millones de euros al grupo presidido por Javier Moll, tal como ha venido detallando "eldiario.es". La quita la hace en idéntico porcentaje el pool bancario al que se le debe el grueso del total, que es quien fuerza a entrar en la misma al IVF, según defiende la Generalitat. No obstante, el Institut Català de Finances (ICF), también afectado, perdona un porcentaje inferior, del 46%; aunque superior en volumen: de 9,2 millones.

A todo ello, hay que añadir que Prensa Ibérica es, con diferencia, el grupo mediático que más dinero recibe en publicidad institucional de la Generalitat Valenciana. Las cifras de 2018 publicadas por el canal de transparencia de GVA Oberta reflejan la entrega a medios del grupo de cerca de 1,4 millones de euros, casi 1,7 si se suma el importe del recién adquirido El Periódico Mediterráneo. Y cabe subrayar que el grueso procede precisamente de Presidencia. Es decir: el principal grupo receptor de publicidad institucional de la Generalitat de Ximo Puig tiene como socio en Castellón al propio Ximo Puig.

Pero hay más, Puig ha cobrado dividendos del diario al que le han llegado cerca de medio millón de euros de ayudas públicas. Pecsa, la empresa de El Periódico Mediterráneo, repartió en 2017 unos dividendo entre sus accionistas de  algo más de 500.000 euros, de los cuales a Puig le correspondieron unos 5.800. El dato figura en la declaración de bienes del presidente.

La oposición reprocha a Puig que sea accionista de Prensa Ibérica

Los grupos del PP y de Ciudadanos en las Cortes Valencianas han reprochado al jefe del Consell, que sea accionista de la editorial Prensa Ibérica, "el mayor grupo mediático y de comunicación" de la Comunitat, una compañía que, además ser la que más publicidad institucional tiene de la Generalitat, se ha beneficiado de la condonación de 1,3 millones de euros con el Instituto Valenciano de Finanzas, lo que supone el 70% de la deuda que mantenía la compañía".

Ante esta situación, el PP ha pedido la comparecencia en el Parlamento de Ximo Puig y Ciudadanos ha registrado una serie de preguntas para que el gobierno valenciano explique si considera "ético" que Ximo Puig sea accionista del "mayor grupo mediático y de comunicación" valenciano, propietario de los tres diarios con más difusión en las tres provincias, los periódicos Levante-EMV, Información y Mediterráneo. La formación naranja también reclama al gobierno valenciano que aclare los motivos por los que el IVF ha condonado 1,3 millones de euros al grupo Zeta, compañía adquirida recientemente por Prensa Ibérica. La medida fue acordada mediante decreto por el Instituto Valenciano de Finanzas y validada por el pleno del Consejo con la participación del propio Ximo Puig.

Ruth Merino con Toni Cantó

La portavoz adjunta de Ciudadanos, Ruth Merino, ha solicitado conocer los criterios utilizados por el departamento de la Presidencia para la adjudicación de la publicidad institucional. En el mismo sentido se ha manifestado la líder del Partido Popular, Isabel Bonig, que ha destacado que no es "ético ni estético".

Por su parte, el Síndic de Ciudadanos en Les Corts Valencianes, Toni Cantó, también se ha referido al hecho, que ha considerado de "muy preocupante que el IVF) aprobara la quita de la deuda de más de un millón de euros a un grupo empresarial del que el presidente de la Generalitat Valenciana, Ximo Puig, es accionista”. 

Cantó ha cuestionado si “¿estaba presente Puig durante el pleno del Consell en el que se tomó esa decisión?”, y ha insistido en que “es imprescindible que el presidente dé explicaciones de inmediato sobre este tema” porque “no es ético ni estético que justamente esta haya sido la única quita que ha llevado a cabo el IVF, y podría estar incurriendo en graves irregularidades por un posible conflicto de intereses”.

Por su parte, la presidenta del PPCV, Isabel Bonig, ha dicho que su partido "va a analizar el expediente para ver si hay responsabilidades judiciales” y ha advertido que si hay indicios de delito el PP acudirá a la Justicia. “Queremos ser prudentes y responsables, y no ser como ellos que se lanzaban a denunciarlo todo en casos que luego han sido archivados sin que hayan pedido perdón y en los que tenemos que pagar, todos los valencianos, dos millones en costas”.

Según ha señalado Bonig, Puig “tiene que dar explicaciones, las judiciales ya se determinarán, pero las políticas tiene que darlas” y “las vamos a pedir todos los días”. La también síndica del Grupo Parlamentario Popular ha advertido de que en la rueda de prensa ofrecida este miércoles por el director del IVF, Manuel Illueca, “se dijeron muchas cosas”, como que “Puig sí se había interesado por la operación, y queremos saber por qué se interesó”, ha concluido.

Ante la presión, Puig dice que “todo es absolutamente explicable” 

Ximo Puig se ha referido este jueves a esta cuestión y ha manifestado que “no tiene ningún problema” en comparecer “donde haga falta”. Además, ha subrayado que él no es accionista del grupo mediático, sino de la empresa Pecsa, la editora de Mediterráneo de Castellón de la que Zeta tiene la mayoría de las participaciones.

Así, a preguntas de los periodistas en una atención a medios durante su viaje a Bruselas, ha remarcado: “Yo nunca he participado en Zeta, nunca he tenido nada que ver con Zeta, que es la accionista mayoritaria de (la empresa editora de) Mediterráneo”. Puig declara, según el portal de transparencia de la Generalitat, un total de 177.886,06 euros en acciones de la empresa editora de Mediterráneo, periódico en el que él mismo trabajó hasta principios de los años 80: “Después del golpe de Estado, en una actitud absolutamente arrogante el gobierno de la UCD en aquel momento eliminó todos los restos del ‘suarismo’, entre ellos el director de mi periódico”.

“A mí me echaron, fui al juzgado y finalmente gané la demanda y ese dinero lo invertí cuando se hizo la compra del diario. En aquel momento, igual como ahora, mi ambición era que hubiera un diario progresista en Castellón, y que se mantuviera el periódico”, ha señalado. “A partir de ahí he tenido esas acciones, nunca he participado en la dirección de la empresa ni en ninguna cuestión que tenga que ver en la dinámica empresarial de Pecsa y ahora se ha producido una situación difícil del socio mayoritario de Pecsa, no de Pecsa”, ha agregado en referencia a la operación del IVF.

Por ello, ha asegurado que “no es cierto” que se haya hecho una intervención por parte del IVF sobre una empresa en la que él participe. Así se ha referido a la solicitud de comparecencia en la Diputación Permanente de Les Corts que ha solicitado el PP para que explique los términos de su participación en el pleno del Consell en el que se aprobó una operación “que podría favorecer a algún grupo empresarial en el que tiene acciones e intereses”, en referencia al Grupo Zeta y al periódico Mediterráneo.

“Nunca he participado en Zeta, ni he tenido nunca nada que ver con Zeta, es un accionista mayoritario de Mediterráneo y nosotros éramos gente minoritaria. No sé si representamos (los accionistas minoritarios) el 10%, yo represento el 1%”, ha aseverado.

Comenta esta noticia
Update CMP