22 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El Rey espolea a los partidos con tres claras advertencias a PP, PSOE y Podemos

Los Reyes y las Infantas, este jueves en la apertura de la XII Legislatura

Los Reyes y las Infantas, este jueves en la apertura de la XII Legislatura

Con un año de retraso lleno de "inquietud, malestar y distanciamiento" de los españoles con su clase política, Felipe VI da por inaugurada la legislatura con "deberes" para sus protagonistas

El diagnóstico del Rey Felipe VI sobre lo acontecido en España en el último año no puede ser más claro: un bloqueo que ha generado "inquietud, malestar, desconcierto y distanciamiento" entre los españoles y sus representantes, reunidos este jueves en la solemne sesión de apertura de la XII Legislatura. Y en su discurso, el Jefe del Estado quiso -como es habitual, entre líneas- enviar distintos mensajes a los que han sido grandes protagonistas de una legislatura frustrada y un tormentoso inicio de la siguiente.

El primer mensaje implícito del Monarca ha sido para el PSOE. Sin citarlo, claro, el Rey se ha felicitado de que, finalmente, el "interés general" permitiera el fin del bloqueo y la investidura de Mariano Rajoy. Un interés general que se escenifica en el golpe de los barones contra Pedro Sánchez.

Pero para el PP y para el Gobierno también ha tenido el Rey un nítido mensaje. "Dignifiquemos la vida pública y prestigiemos las instituciones", enfatizó. En este sentido, los deberes que el Jefe del Estado ha puesto al Ejecutivo han sido claros: "impulsar" la cohesión social, la lucha contra el paro y la "regeneración moral de la vida pública" con una expresa denuncia de la corrupción.

El mensaje más directo, para Podemos

Sin embargo, el recado más contundente que Felipe VI quiso dejar este jueves en el Parlamento -ante diputados y senadores- fue para Podemos y su apuesta por abrir un nuevo régimen y sus constantes críticas a la Transición.

"La valentía y la generosidad de aquellos que pusieron toda su fuerza y todo su corazón para lograr la reconciliación y la democracia", ha ensalzado, para poner en valor el "extraordinario legado de convivencia en paz y libertad".

Don Felipe reconoció que hay por delante "dificultades serias y graves" y frente a ellas reclamó a los partidos "diálogo permanente" y un debate "siempre constructivo". Por ello, ha exigido a sus líderes "responsabilidad, generosidad, respeto y entendimiento".

Al inicio y al final de su discurso, la reacción fue la misma en las bancadas del Hemiciclo. Una gran ovación de populares, socialistas y Ciudadanos y gestos serios e inmóviles de Podemos, nacionalistas e independentistas. Y la sensación unánime de que el Rey no ha querido hacer un discurso de trámite si no uno con notable carga política.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP