25 de agosto de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La cárcel amansa a la CUP: Anna Gabriel y Mireia Boya también pasan por el aro

Las "cuperas" Mireia Boya y Anna Gabriel, en el Parlament.

Las "cuperas" Mireia Boya y Anna Gabriel, en el Parlament.

Las dos exdiputadas son las primeras dirigentes del partido antisistema en ser llamadas por el Supremo. El juez Llarena las ha citado el próximo día 14 por su papel determinante el 1-O.

Hasta ahora, uno de los cómplices necesarios del referéndum ilegal del 1-O había salido indemne de la respuesta de la Justicia. Dirigentes de Esquerra y del PDeCAT, Oriol Junqueras y Joaquín Forn, se encuentran en prisión, al igual que el líder de la ANC, Jordi Sánchez. Y decenas de representantes de ambos partidos se encuentran imputados o inhabilitados. 

Pero hasta ahora, la CUP había permanecido al margen de las investigaciones judiciales. Hasta que diversos documentos incautados por el juez Pablo Llarena han revelado el papel determinante del partido antisistema en la sala de maquinas  del golpe perpetrado por Carles Puigdemont y Oriol Junqueras.

Este próximo día 14, las exdiputadas cuperas Anna Gabriel y Mireia Boya van a tener que desfilar por el despacho del magistrado del Tribunal Supremo. Y pese a algunos llamamientos a una nueva rebelión, se da por hecho que ambas acudirán a la cita. El riesgo: ser detenidas y encarceladas de inmediato.

"¡Plantemos cara al Estado autoritario que quiere encarcelar ideas, rompamos con las cadenas del 78! Todo el apoyo a Anna Gabriel y Mireia Boya y al resto de investigados", ha expresado en su cuenta de Twitter la CUP.

Algunos miembros destacados del partido, como la portavoz del Secretariado Nacional, Núria Gibert, también han mostrado su respaldo a las imputadas a través de la red, pero dando por hecho que acudirán puntuales al Supremo: "Mireia, la palabra tranquila. Anna, el faro. No estáis solas compañeras, somos miles y estaremos justo a vuestro lado".

Una actitud que ha provocado incluso la respuesta irónica del líder del PP catalán, Xavier García Albiol. "Me muero de ganas de ver a los "valientes" de la CUP plantando o desobedeciendo al magistrado del TS", ha dicho.

 

Boya y Gabriel, flanqueando en un acto a Puigdemont.

 

Gabriel y Boia saben lo que se juegan y sus abogados llevan semanas preparando su estrategia de defensa. Tienen algunos precedentes en sus propias filas. El pasado 27 de diciembre, un juez de Reus ordenó la detención inmediata de los concejales de la CUP en esa localidad, Oriol Ciurana y Marta Llorens por no declarar en una investigación por instigar al odio contra la Policía y la Guardia Civil por su actuación el 1-O.

Mientras Llarena citaba como imputadas a ambas dirigentes de la formación antisistema, uno de los cuatro diputados que el partido obtuvo el 1-O ha lanzado este jueves una amenaza a ERC y Junts per Cat para que retomen el procés y avancen en la república.

"Si alguien piensa que cuando tiene un acuerdo con la CUP se puede echar atrás, que se prepare. Que se prepare para una campaña en la calle", ha dicho Vidal Aragonés. En 14 días sabrá qué futuro procesal les aguarda a sus compañeras de filas. Y que los desafíos al Estado no salen gratis.

Comenta esta noticia
Update CMP