20 de noviembre de 2017 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez se busca como aliado a un alcalde madrileño de negrísimo currículum

La secretaria general del PSOE de Madrid, Sara Hernández, junto a Manuel Robles

La secretaria general del PSOE de Madrid, Sara Hernández, junto a Manuel Robles

La Plataforma Primarias y Congreso ¡ya! nace lastrada por el pasado de uno de sus promotores, acusado de prevaricación y aficionado a los enchufes (a su cuñada, a su nuera, a un sobrino...).

Pedro Sánchez se está quedando sin avalistas y algunos de los que apuestan aún por su proyecto no llevan la mejor mochila posible a sus espaldas.

El último intento de reanimar la moribunda candidatura del exsecretario general se ha producido este lunes de manos, fundamentalmente, de los militantes del PSOE de Madrid que lidera Sara Hernández, una de los pocos dirigentes regionales que siguen militando en el pedrismo.

La Plataforma Primarias y Congreso ¡ya! esta impulsada por tres de los diputados aún leales a SánchezOdón Elorza, Margarita Robles y Zaida Cantera.

Pero en el acto celebrado este lunes para presentar el nuevo instrumento al servicio del exlíder figura también el alcalde de Fuenlabrada, Manuel Robles, con un pasado -como poco- incómodo para Sánchez.

 

Robles es un viejo resistente del aparato del siempre convulso socialismo madrileño, un "superviviente" en palabras de algunos de sus compañeros. Y sobre su trayectoria pesa una oscura imputación por prevaricación, lesiones y contra la integridad moral y un descarado caso de enchufismo masivo.

Prevaricación y enchufismo

El Juzgado de Instrucción número 4 de Fuenlabrada imputó en 2014 a Robles tras una demanda de un letrado del Ayuntamiento que fue defenestrado y destinado a un puesto sin funciones. La decisión del alcalde provocó a este funcionario un "serio agravamiento" de sus problemas de salud, ya que padecía una enfermedad coronaria por la que tuvo que ser operado. Todo por los reparos legales que este funcionario puso a una de las iniciativas del alcalde.

En la denuncia, los abogados del demandante llegaron a acusar a Robles y a su director de Recursos Humanos de "instalar una cámara para espiarlo".

Pero esta no es la mayor polémica protagonizada por Manuel Robles, el nuevo avalista de Pedro Sánchez. En 2001 su nombre saltó a las portadas de los diarios nacionales tras conocerse las descaradas prácticas de nepotismo en el Ayuntamiento de Fuenlabrada, en el que el PSOE local -que Robles dirigía- llegó a enchufar a... 63 familiares de altos cargos.

El propio Robles colocó a su nuera, su cuñada, el hermano de su cuñada, la madre de su cuñada y, por último, un sobrino.

Vídeos relacionados
Comenta esta noticia