El PP amaga con llevar a la Justicia el graffiti pintado en un claustro del XIII

Pregunta a Marzà si había autorización para pintarlo y, en su caso, quién lo autorizó, si dispone de las licencias correspondientes y si se solicitaron los informes preceptivos.

El PP ha pedido al conseller de Educación, Investigación, Cultura y Deporte, Vicent Marzà, que aclare si tenía la autorización, las licencias correspondientes y los informes preceptivos para el graffiti pintado en el claustro del Centre del Carme de València y acudirá a los tribunales si no dispone de ellos.

Así lo ha explicado el diputado Juan Carlos Caballero, que ha criticado que en un convento del siglo XIII como el que alberga este centro museístico haya sido "dañado" con un graffiti de 1.000 metros, firmado por el dúo artístico urbano PichiAvo, en "un edificio que está protegido, declarado BIC".

Así, han preguntado a Marzà si había autorización para pintar ese graffiti "sobre los muros de un claustro renacentista" y, en su caso, quién lo autorizó, si dispone de las licencias correspondientes y si se solicitaron los informes preceptivos.

"De no ser así, de no haber cumplido con todos los trámites del procedimiento estaríamos ante una infracción de la ley de patrimonio cultural valenciano y se enfrentan a multas de hasta 1,3 millones de euros. En el caso de que, como es previsible, también haya causado daños al centro cultural también se pueden enfrentar a penas de prisión o de multa de hasta 24 meses", ha advertido.

El plazo de contestación es de 15 días, aunque se pueden solicitar prórrogas, y Caballero espera tener esa información "en breve" porque lo importante es "devolver el estado original al claustro y que no se vuelvan a producir cosas como estas".

Ha subrayado que los informes "se piden antes" de intervenir, no después, ya que si se realizan a posteriori solo sirven para ver si se ha producido daño al patrimonio.

Además, ha subrayado que les preocupa también que "esto es un mal ejemplo a toda la sociedad" porque "puede producir un efecto llamada a toda la sociedad de que aquí todo vale, de que da igual que sea un edificio protegido del siglo XIII, de que aquí puedes hacer pintadas en las paredes sin que pase absolutamente nada, sin censurar".

De hecho, ha advertido, mañana podrían encontrar graffitis en las Torres de Serranos o en la Catedral: "No estamos criticando el arte urbano o contemporáneo, sino el lugar donde se hace".

Reacciones oficiales

A la vista de la polémica, la Conselleria ha solicitado un informe al Instituto Valenciano de Conservación y Restauración (Ivacor) para confirmar que el grafiti no daña el edificio, que data del siglo XIII, y a su vez el Consell Valencià de Cultura ha pedido al departamento de Vicent Marzà que aclare si permitió que se pintara el mural en este espacio protegido como Bien de Interés Cultural (BIC).

Comenta esta noticia
Update CMP