19 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El recién llegado Lucas Torreira no despeja las dudas de Simeone

Simeone, en una rueda de prensa previa a un partido del Atlético de Madrid.

Simeone, en una rueda de prensa previa a un partido del Atlético de Madrid.

SIn Thomas en el equipo y con ningún jugador que le sustituya, el papel que ejercerá el recién llegado Lucas Torreira en el Atlético de Madrid puede haber cambiado por completo.

La novela por el mediocampo sigue viva en el Atlético de Madrid, más allá de contar con Lucas Torreira, la salida de Thomas caló hondo en el cuerpo técnico y en los despachos, pero sobre todo en el Cholo, que tenía al ghanés como pieza clave de la zona medular y ahora tiene un verdadero rompecabezas cuando ve a la banca.

La opción pasaba por la salida de Héctor Herrera, que tiene mucha calidad y en el club son conscientes de ello, pero no logra hacerse con el puesto y tampoco ser pieza importante desde la banca. Su alta ficha fue el principal inconveniente, ya que el mexicano no quiso irse con un salario menor y ahora, se queda en el equipo y el titular aún no está.

Torreira estaba llamado a ser el sustituto de Thomas Partey para darle competencia y mantener el mismo perfil, un jugador duro que pudiese dar buena salida al equipo, el propio Simeone aprobó el fichaje, pero ahora es probable que sea el titular y se vaya acoplando a riesgo de lo que suceda y esto hizo aparecer a Kondogbia en las oficinas del Wanda.

Aprovechando el huracán causado por Peter Lim este año en el Valencia, el club colchonero quiso ficharlo dentro del marco de los permisos que da LaLiga, de fichar solo a alguien libre o de la misma competición. Pero lejos de lo habitual este mercado, ahora el club che no quiere regalar a su jugador y se remiten a la cláusula.

La ausencia en los entrenamientos del Valencia en el inicio de esta semana encendió las alarmas de la opinión pública, pero ya se conoció que el propio club dio permiso al jugador para ausentarse y por ende, las esperanzas rojiblancas volvieron a decaer. Al peinar el mercado, las opciones no son nada favorables si el termómetro es Thomas y en España, solo Busquets, Casemiro, Valverde o De Jong podrían ser buenos recambios, incluso superiores. Pero obviamente, intocables en sus equipos.

La incorporación de Llorente para el puesto se vio alterada cuando Simeone descubrió su gran potencial como segundo delantero o mediapunta, que más allá de su escasa técnica, está en capacidad de descolgarse del área para habilitar un compañero o pisar fuerte la zona final del campo, además de definir bien.

Simeone seguirá con una interrogante que solo se resolverá con el paso de las jornadas, bien sea por una explosión que todos esperan en Torreira, por la recuperación de Herrera o hasta por el cambio de esquema, que por muy difícil que sea, es lo que mejor suena viendo una plantilla que tiene más opciones ofensivas que defensivas.

Comenta esta noticia