08 de diciembre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El vídeo que destroza a Sánchez y le hace rehén de la sentencia de los EREs

Pedro Sánchez compareció ante los medios de comunicación hace un año y medio, dando una rueda de prensa que a día de hoy le encadena a sus propias palabras.

Pedro Sánchez es hoy más que nunca esclavo de sus propias palabras. Aquellas que pronunció en mayo de 2018 cuando utilizó la moción de censura para llegar a La Moncloa asegurando que daba una "respuesta a la grave crisis constitucional que está pasando el país".

Entonces, él consideraba que dicha crisis estaba provocada por "un partido que se ha financiado ilegalmente durante años y un presidente del Gobierno que no ha asumido ninguna responsabilidad política pese a que el PSOE se lo ha exigido en reiteradas ocasiones. No sólo yo, sino otras Comisiones Ejecutivas desde que se conoció la trama Gurtel".

 

Por ello, aseguró que la moción de censura suponía una "una respuesta serena, firme, de Estado y constitucional". Un mecanismo que, a su juicio, serviría para "recuperar la dignidad de nuestra democracia que hoy se ve cuestionada por el partido que gobierna en las principales instituciones de este país. Una moción de censura para recuperar la dignidad, para recuperar las reglas del juego que han sido violentadas por un partido que ha concurrido a las elecciones dopado, financiado ilegalmente".

Así pues, cuando ha pasado un año y medio desde entonces, Pedro Sánchez se ha convertido en rehén de sus propias palabras, después de que la Audiencia provincial de Sevilla condenase a los principales líderes del PSOE andaluz a duras penas de cárcel y de inhabilitación por estar inmersos en la mayor trama de corrupción en España, por la que se han repartido ilegalmente casi 700 millones de euros. Ahora, las palabras se le vuelven en contra haciéndole esclavo de la sentencia de los ERES.

Comenta esta noticia
Update CMP