El PSPV de Alicante imita al PP de Valencia quemando alcaldables

El culebrón que se vivió para decidir el alcaldable del PP en Valencia se queda corto comparado con el del alcaldable socialista para Alicante.

El presidente del Gobierno viene este domingo a Valencia a proclamar candidata municipal a Sandra Gómez. Y no parece probable que en el mismo acto dé el nombre de su homólogo para Alicante porque de momento nadie parece querer ese honor. Se repite la historia del PP para la ciudad de Valencia, con media docena de nombres en liza hasta que se decidió jugar la opción de María José Catalá. Con la diferencia de que Pablo Casado sí pudo dar todos los nombres de candidatos principales (tres capitales y la autonomía) a la vez y en un mismo acto.

¿Y qué le pasa al PSPV en Alicante? Pues que los que quieren no gustan, y los que gustan no quieren. Más o menos lo que pasaba en el PP-V. El periodista Juan Ramón Gil hace dos domingos titulada su análisis semanal “¿quiere usted ser candidato del PSOE?”. Tras el accidentado tripartito de izquierdas que encabezó el socialista Gabriel Echávarri, y el fallido intento de sucesión en la persona de su compañera de lista Eva Montesinos, ahora gobierna otra vez el PP. Y la ola derechizante que recorre España no augura el éxito suficiente a un proyecto con el PSPV que haga atractivo ponerse al frente.

La presidenta del PSPV, Juana Serna, ya ha dicho que no. Liderar una ciudad del peso y las circunstancias de Alicante va a requerir un esfuerzo y unas energías que exceden las posibilidades personales actuales de Serna. Como en el caso del PP-V, los nombres de posibles alternativas no paran de brotar. El diario Información cita tres especialmente llamativos. El del director del Teatro Principal, Paco Sanguino, es uno de ellos. Pero se le tiene por más a la izquierda del perfil que requieren los socialistas.

Otra opción es la del catedrático y veterano socialista José Asensi, que no parece la preferida de Ximo Puig por sanchista. Y el nombre del hijo de otra vieja gloria, Luis Berenguer, también está sobre la mesa. Berenguer padre fue conseller con Joan Lerma y diputado con PSPV y UCD. El hijo es el portavoz de la EUIPO, agencia europea radicada en Alicante antes conocida como OAMI. Cuesta trabajo creer que deje su actual cargo por una aventura política, pero los genes igual tienen algo que decir. Lo mismo que Ángel Franco, el hombre fuerte del socialismo alicantino desde hace décadas incluso sin cargo alguno, que hasta fecha reciente se quejaba de que no le estaban haciendo caso en Valencia. Tampoco se descarta el fichaje de un independiente de prestigio, una figura que cotiza al alza, como en PP y Ciudadanos. En el caso que nos ocupa la elección se hará sin Primarias, a dedo. Como en el PP.

Comenta esta noticia