05 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Susana Díaz se arrodilla ante Pedro Sánchez con este increíble mensaje de apoyo

La lideresa del PSOE andaluz, en plena caída, intenta ganarse la supervivencia renunciando a todo su discurso y lanzándose a defender el pacto de Sánchez con el independentismo.

"Tu problema no soy yo, eres tú". La frase es de mayo de 2017, el destinatario era Pedro Sánchez y su autora fue Susana Díaz, la mayor instigadora del relevo efímero del ahora líder del PSOE. Eran los tiempos en que Patxi López le preguntaba a su compañero si sabía definir el concepto de Nación y se amontonaban los dirigentes socialistas que se concertaron para evitar que Sánchez pactara con los indepdnentistas tras perder, por dos veces seguidas, contra Mariano Rajoy.

No lo explicaron y Sánchez se aprovechó de ello para ganar las Primarias escondiendo que, efectivamente, quería llegar a la presidencia con esos apoyos. Y prevaleció la idea de que solo él se oponía al PP, con la que venció su pulso interno a Susana Díaz y prosiguió su hoja de ruta secreta: primero una moción de censura victoriosa gracias al separatismo y, en estos momentos, una investidura con esos mismos apoyos, pero a un precio más alto.

 

Lo que ha cambiado no es Sánchez, sino Díaz y con ella todos los barones. Pero quien mejor simboliza ese sometimiento en la lideresa andaluza en caída: quiere seguir en su puesto, aunque Ferraz no puede verla ni en pintura como candidata de nuevo, y hace méritos renegando de su propio discurso, idéntico al de Felipe y Guerra, antagónico del de Sánchez. Hasta ahora.

Si existía alguna esperanza de que los barones se rebelaran contra las concesiones del PSOE a ERC, Díaz la ha enterrado con un mensaje increíble para alguien con su pasado, que contradice el discurso histórico del socialismo andaluz y rinde pleitesía a Ferraz. Aprovechando el intento de Inés Arrimadas por estimular una reacción de los Page, Lambán, Vara o Díaz; la expresidenta andaluza ha emitido una lisonja sin precedentes a Sánchez.

 

 

Con ese tuit, Díaz reniega de sí misma hasta un punto inconcebible en quien, con más ahínco que nadie, respaldó el relevo de Sánchez como secretario general, su sustitución por una Gestora encabezada por el asturiano Javier Fernández y el veto a cualquier concesión o pacto con el independentismo. Con intervenciones muy claras al respecto:

 

 

El efecto arrastre de Díaz, que aspira a no ser relevada como candidata por María Jesús Montero u otro dirigente de su agrado pese a su derrota y el escándalo de los EREs, ha sido hasta ahora total en el resto de barones.

Los presidentes de Extremadura, Castilla-La Mancha, Valencia o Aragón, todos detractores del secesionismo y de Sánchez en su momento, han guardado hasta el momento un escrupuloso silencio, cuando no un respaldo total a las decisiones de Ferraz.

Comenta esta noticia
Update CMP