05 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La racanería de la élite del PSOE con su partido: apenas ceden nada de su sueldo

Sánchez, en un mitin reciente

Sánchez, en un mitin reciente

Salvo un par de excepciones, nadie en el PSOE cede grandes cantidades a su partido para las campañas. El propio Sánchez no se rasca el bolsillo, pese a que se lo devuelven con intereses.

Lo llaman microcréditos y puede hacerlos cualquiera que sienta los colores: se trata de hacer donaciones económicas al PSOE, para sufragar parte de sus campañas, y se las ofrecen a los más devotos de la causa. Con un beneficio, más allá del moral por auxiliar a los colores, pues se devuelven con intereses.

Pero ni eso ha sido suficiente para que los socialistas den ejemplo, pese a que muchos de ellos disponen de una estabilidad económica enorme, mejorada por la certeza de que, sueldos aparte, tienen buena parte de los gastos de desplazamiento, comida o telefonía cubiertos además. Ni el propio Pedro Sánchez es mucho de rascarse el bolsillo, a tenor de las cifras oficiales de dinero prestado a su propio partido.

El presidente del Gobierno en funciones y tres de sus ministras ayudaron a financiar las recientes campañas electorales del PSOE participando en la campaña de microcréditos abierta por el partido para los comicios generales del 28 de abril y las municipales, autonómicas y europeas del 26 de mayo, pero con unas cantidades ridículas al lado de sus emolumentos y bienes.

Ni Batet ni Cruz, presidentes de Congreso y Senado, declaran haber prestado ni un euro a su propio partido

Así lo declaran en la última declaración de bienes remitida al Congreso de los Diputados, hecha pública esta semana pasada. Los cantidades aportadas, que se mueven entre los 2.000 y los 4.000 euros, aparecen en concepto de derecho de cobro, pues el partido se las deberá reembolsar en los próximos meses, añadiendo el 2 por ciento de interés anual ofrecido por la campaña de microcréditos.

Así Sánchez y la ministra de Empleo, Magdalena Valerio, que aportaron 2.000 euros cada uno, percibirán 2.040 euros. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, que dio 500 euros, tendrá una ganancia de 10 euros; y la titular de Sanidad, María Luisa Carcedo, con un préstamo de 4.000, recuperará 4.080.

Generosidad... de muy pocos

Ellos no son los únicos miembros del PSOE que participaron en la campaña de microcréditos. De los 123 diputados socialistas que obtuvieron escaño en las generales del 28 de abril, 33 de ellos hicieron aportaciones, solo tres de cada diez.

 

El récord lo marca la diputada por Palencia y miembro de la Ejecutiva Federal, Mari Luz Martínez-Seijo, que facilitó 20.000 euros y ganará 400 euros adicionales. La cantidad máxima que se podía prestar para cada campaña era de 10.000 euros, por lo que Martínez-Seijo aportó el máximo permitido tanto para la campaña a las generales como a los comicios del 26 de mayo.

Por detrás de Seijo se sitúa la 'número dos' del partido, Adriana Lastra, que puso 10.000 euros, la misma cantidad aportada por los diputados por Soria Javier Antón Cacho; Laura Berja (Jaén); Elvira Ramón (Granada), Felipe Sicilia (Jaén), Susana Ros (Castellón), según los datos consultados por EP.

 

 

Diputados como Esther Peña (Burgos), Vicent Manuel Sarriá (Valencia), Pau Mari Klose (Zaragoza) o César Joaquín Ramos han dado cantidades que oscilan entre los 5.000 y 4.500 euros. Otros miembros de la Ejecutiva Federal del PSOE como Patxi López, Odón Elorza, Héctor Gómez, Susana Sumelzo, Alfonso Rodríguez Gómez de Celis, Francisco Salazar, Juan Antonio Rodríguez Salas y Beatriz Corredor declaran aportaciones de entre 1.000 y 3.000 euros, mientras que el secretario general del Grupo Parlamentario Socialista, Rafael Simancas, prestó 2.000 euros.

 

Las aportaciones hechas por otros diputados socialistas oscilan entre los 200 y 500 euros y suman en total 111.700 euros. El dinero prestado por los senadores socialistas alcanza un total de 61.300 euros. De los 136 representantes en la Cámara Alta, participaron en la campaña 37, menos de un tercio del total.

Entre los senadores que más aportan figura el portavoz en la Cámara Alta, Ander Gil, y el secretario de Memoria Histórica de la Ejecutiva del PSOE, Fernando Martínez, que aportan cada uno el máximo permitido, 10.000 euros.

Batet, cero euros

También destacan las aportaciones de las senadoras por Jaén Micaela Navarro y por Las Palmas, Paloma Hernández, con 5.000 euros cada una, así como las de las representantes por Burgos María del Mar Arnaiz, y por Granada María Sandra García, con 4.000 euros cada una.

Ni la presidenta del PSOE, Cristina Narbona, ni los presidentes del Congreso y del Senado, los socialistas Meritxell Batet y Manuel Cruz, declaran haber hecho aportaciones a los microcréditos para financiar ninguna de las dos campañas electorales de este año.

Comenta esta noticia
Update CMP