18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

La millonada dilapidada en sueldos en cuatro meses que abochorna a 558 políticos

Sánchez, primer responsable de un derroche millonario... e inasumible para los españoles de a pie.

Sánchez, primer responsable de un derroche millonario... e inasumible para los españoles de a pie.

De junio a septiembre han "trabajado" sus señorías. Y un pleno de investidura, otro sobre Europa y dos sesiones de control nos han costado casi 9 millones de euros, para indignación general.

Este martes al filo de las 9 de la noche, como la orquesta del Titanic, dos centenares de diputados ocupaban sus escaños en el Palacio de la Carrera de San Jerónimo, debatían y votaban como si en España no pasara nada.

Pero vaya si pasaba, el Congreso que les alberga agonizaba dando sus últimas bocanadas. La misma Cámara Baja que se estrenaba el pasado 21 de mayo, echará el cierre el próximo miércoles, el primer día en que amanecerá disuelta tras el monumental fracaso de Pedro Sánchez. A la par, hará lo propio el Senado.

Así, la XIII Legislatura, una nueva ruina histórica, habrá durado apenas cuatro meses. Tiempo suficiente, eso sí, para que los españoles hayan abonado una factura millonaria. 8,7 millones de euros arrojados a la papelera para un pobre balance en las Cortes Generales, un pleno para la constitución de ambas cámaras, una sesión de investidura, un fugaz debate sobre el último Consejo Europeo y dos sesiones de control al Gobierno en funciones.

Eso es lo que han trabajado desde aquel 21 de mayo los 350 diputados y los 208 senadores que fueron elegidos en las elecciones del 28-A.

Pero esos cuatro meses, al margen de los 137 diputados y otros tantos senadores que van a seguir aferrados a una nómina pública al menos hasta el 5 de diciembre -la fecha tope para que se constituya el Congreso y Senado que salgan de las urnas del 10-N-, se llevan un pastizal del bolsillo del contribuyente.

La calculadora es demoledora. Simplemente con el sueldo base de los diputados y senadores, 2.972 euros, las cuatro nóminas que van han percibido (las de junio, julio, agosto y septiembre) por los 558 parlamentarios elegidos el 28-A (350 diputados y 208 senadores), la factura que vamos a pagar por este monumental fracaso se eleva a este cheque millonario: 6.633.504 euros.

 

 

Meritxell Batet y Manuel Cruz, un paso muy provechoso por la instituciones por no hacer nada.

 

Sucede, sin embargo, que esta factura es mucho más alta. Los diputados y senadores perciben además la indemnización libre de impuestos que suman a su sueldo base, 917 euros mensuales los que tienen escaño por Madrid y 1.921 euros, los del resto de circunscripciones.

Es decir, solo en el Congreso, habría que añadir 135.716 euros más que se han llevado los 37 diputados por Madrid; y los 2.405.092 en pluses para los otros 337 parlamentarios. La factura final engorda entonces hasta los 8.7 millones de euros.

Y, además, desde hace un mes, tras la constitución de las distintas comisiones, presidentes, miembros de las mesas y portavoces se embolsan sus correspondientes pluses ad hoc.

A este desembolso que sale de los Presupuestos Generales habrá que añadir las nóminas que percibirán los 137 diputados y los 73 senadores que han buscado acomodo en sendas Diputaciones Permanentes que, con poco trabajo por delante, seguirán abiertas hasta que se constituyan las nuevas Cortes del 10-N.

Por cierto, para tranquilidad de todos, tienen su nómina asegurada hasta final de año Pedro Sánchez, Pablo Casado y Albert Rivera, y Pablo Iglesias, los responsables que nada haya servido tras el 28-A, y los españoles tengan que volver a decidir el 10-N.

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP