24 de abril de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Los socios gallegos de Iglesias cogen gusto y se blindan sus nóminas "de casta"

Luis Villares, a la izquierda, líder de En Marea. A su lado los alcaldes de La Coruña y Santiago, Xulio Ferreiro y Martiño Noriega.

Luis Villares, a la izquierda, líder de En Marea. A su lado los alcaldes de La Coruña y Santiago, Xulio Ferreiro y Martiño Noriega.

Las negociaciones entre la plataforma y el partido de Iglesias para 2019 chocan con la intención de los primeros de incumplir el código ético de Podemos y percibir íntegros sus sueldos.

Justo en el momento en que Podemos trata de revitalizar a sus decaídas bases y prepara su estrategia para las elecciones europeas, autonómicas y municipales del próximo año, un nuevo incendio regional se ha desatado entre el partido morado y sus confluencias.

A la vez que el grupo parlamentario del partido de Iglesias se desangra en Navarra, un nuevo frente se abre en Galicia y pone en serio riesgo la alianza electoral entre En Marea y Podemos.

La causa de este nuevo quebradero de cabeza para el secretario de Organización, Pablo Echenique, no deja de ser sorprendente. Es el apego de los cargos públicos de las denominadas Mareas, que gobiernan las principales alcaldía gallegas, a sus nóminas de casta.

Algo que choca con los estatutos internos de Podemos, que impide que sus cargos perciban un sueldo superior a tres veces la suma del salario mínimo. Es decir, 735 euros multiplicado por tres, 2.205 euros.

Y Podemos se ha puesto en serio peligro las negociaciones recién abiertas para renovar el acuerdo con En Marea para los comicios municipales y autonómicos de 2019. "El código ético de Podemos no admite cobrar por encima de esos tres salarios mínimos", ha advertido en las últimas horas la secretaria general del partido morado en Galicia, Carmen Santos

"No queremos ninguna intrusión en organizaciones políticas en lo que es su proyecto municipal, que nos parece correcto y legítimo, pero de la misma manera no renunciaremos a los principios éticos y políticos que nos han traído aquí ", ha advertido.

Pero algunos de los alcaldes del cambio gallegos de En Marea, como el de La Coruña, Xulio Ferreiro, ya desoyeron en 2015 el código ético del partido de Iglesias. Ferreiro percibe un sueldo mensual de 2.857 euros. El de Santiago, Martiño Noriega, gana 2.570 euros mensuales.

Esta no es la primera vez que le dinero público enturbia las relaciones entre Podemos y En Marea. El líder de la plataforma, Luis Villares, juez en excedencia, llegó a pedir una "compensación económica" por el dinero que perdió al pasar a la política. Y también exigió a la coordinadora de la formación "un chofer, un secretario personal y gastos de kilometraje".

Villares, líder de En Marea en el Parlamento de Galicia, tiene un sueldo base de 1.952 euros más sendos complementos de 545 y 366 euros en concepto de representacion y gastos de libre disposición, respectivamente.

.

Comenta esta noticia
Update CMP