La fábula de la cafetera y el diputado, en el Reino de Valencia

Emilio Argüeso

Emilio Argüeso

¿Y nos quejamos del aumento de partidos populistas y extremos? ¡Pero, si los estamos alimentando!

Hace muchos, muchos años, en un Reino junto al mar, llamado Valencia, existía un caballero en las Cortes Valencianas llamado Sir Argüeso. Dicho caballero juró defender el reino de malvados y villanos y luchar contra dragones y monstruos del averno … pero nada le dijeron del uso de las CAFETERAS, entre otras cosas porque no existían, claro.

Volvamos a nuestro siglo, déjenme que les cuente, por si todavía no lo saben, que Emilio Argüeso es diputado en las Cortes representando al Partido político Cs (no debería de existir mayor honor, para un valenciano/a, que representar a su pueblo y buscar lo mejor para el) y además es Secretario primero de la mesa de Les Corts Valencianas. Dicha mesa se dedica a la organización de las Cortes, como, por ejemplo y entre otras cosas, a adoptar todas las decisiones y medidas para la organización del trabajo y el régimen y el gobierno interiores de la Cámara, así como elaborar y aprobar los Estatutos de Gobierno y de Régimen Interior de las Cortes Valencianas o programar las líneas de actuación de la Cámara, determinando un calendario de actividades del Pleno y de las Comisiones para cada período de sesiones y coordinar los trabajos de los distintos órganos, de acuerdo con la Junta de Síndicos.

El trabajo de Sir Argüeso consta de lo siguiente: supervisa y autoriza, con el visto bueno del Presidente, las actas de las Sesiones Plenarias, de la Mesa y de la Junta de síndicas, así como las certificaciones que se hayan de expedir; asisten al Presidente en las sesiones para asegurar el orden en los debates y la corrección en las votaciones; colaboran en el normal desarrollo de los trabajos de la Cámara según las disposiciones del Presidente y, finalmente, ejercen cualquier otra función que les encomiende el Presidente.

Una vez sabemos el arduo trabajo de tan noble caballero, les cuento lo sucedido, no se habla de otra cosa en el Reino. Sir Argüeso, reclamó el pasado 16 de junio a Presidencia de Les Corts la compra de un electrodoméstico y la Cámara respondió con una cafetera automática con un valor de 169 euros cargados al presupuesto de la institución. Para Sir Argüeso el café en horas de trabajo es muy importante, es más, llegó a reclamar que como no tenía servicio de camarero no le quedó más remedio que pedirlo, eso sí, a costa de Les Corts , pero dejando muy claro y de manera enérgica, que las pastillas del café las pagaba él, qué majo el tío, y espléndido, fíjense que debería de ser el próximo protagonista del anuncio de NESPRESO y sustituir a George Clooney, dónde va a parar, y por supuesto, rodado en Les Corts y de fondo a Morera, Oltra y al Molt Honorable….qué imagen…impagable ¡¡a vender café como churros!!

Sir Argüeso, debido a los riesgos a los que es sometido y debido a su encomiable labor en pro de todos y cada uno de los valencianos/as del reino, percibe 7.500,00€ mensuales, lo repetiré, ¡¡¡7.500,00€!!! ¿No tenía para pagarse la cafetera? Miren, no es por el dinero, créanme, es por la imagen tan lamentable que nuestra institución, las Cortes Valencianas, sufre de nuevo, aunque comparándola con tener a un presidente de les Corts que a su partido lo están investigando 3 juzgados diferentes por Financiación ilegal de partidos cuando él lo dirigía, pues la verdad, se difumina un poco.

¿Pero cómo narices se va a dignificar la clase política? ¿Dónde está la ética, el buen gobierno, la regeneración y la calidad democrática en nuestras instituciones? ¿Dónde están los códigos éticos de conducta aparejados con reglamentos sancionadores que castiguen su incumplimiento?

¿Y nos quejamos del aumento de partidos populistas y extremos? ¡¡Pero, si los estamos alimentando!! No se lo pongamos tan fácil, intentemos elegir mejor cuando votemos, intentemos que nos sea más de lo mismo, intentemos mirar qué personas son las que conforman las listas, y qué nos proponen.

Necesitamos cambios profundos en nuestras instituciones, necesitamos blindarlas de actitudes impropias de las personas que cada 4 años las ocupan, y si lo hacen, que lo paguen, pero hay que ser valiente y yo no veo a nadie capaz de reformar, reformar y reformar, adecuar a los tiempos que corren las instituciones, necesitamos partidos y personas reformistas.

Firmado

Juan Valdez

Comenta esta noticia
Update CMP