22 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Limones en conserva: No podrás vivir sin ellos

¿Quién dice que no hay que contar los secretos?, si eso fuera cierto, muchas recetas quedarían en un cajón sin ser saboreadas por el resto de los mortales

¿Quién dice que no hay que contar los secretos?, si eso fuera cierto, muchas recetas quedarían en un cajón sin ser saboreadas por el resto de los mortales y eso es algo que en la medida de lo posible hay que evitar.

Y digo esto, porque uno de los grandes secretos de mi cocina son estos limones en conserva, un condimento extraordinariamente mágico, que tiene la habilidad de mejorar y transformar un plato de algo bueno en algo verdaderamente exquisito.

Estos limones en conserva son muy fáciles de hacer, solo necesitas dos minutos para prepararlos, 12 horas para un primer reposo y antes de ser consumidos deben macerar otros 20-25 días más para suavizar su acidez y acentuar su maravilloso sabor a limón.

Su uso en la cocina será tan amplio como pueda ser tu imaginación. Perfectos muy picaditos en aderezos para ensaladas, en estofados, en platos de pescado, de pollo, en unos espagueti di mare, también para realzar el sabor de un tartar de salmón o de atún, e incluso en tu guacamole o hummus aportarán siempre un toque único muy especial del que difícilmente podrás prescindir.

 

 

Ingredientes

limones
aceite de oliva
1 cucharadita de semillas de pimienta
5 o 6 clavos de olor
1 cucharada de sal
1 cucharada de azúcar blanca

 

1.- Lava muy bien los limones, sécalos con un paño limpio y córtalos en gajos.

 

2.- Disponlos sobre un plato, espolvorea por encima sal, azúcar y seguido cubre con film transparente. Conserva en un lugar fresco y deja reposar 12 horas.

 

3.- Esteriliza el frasco donde vayas a conservar los limones. Este paso es muy importante, ya que el peor enemigo de las conservas son las bacterias, hongos y gérmenes que pueden aparecer por no esterilizar bien, así que presta especial atención a esto. Una vez esterilizado transfiere todos los gajos de limón desechando el jugo que han soltado, cubre con aceite de oliva e introduce las semillas de pimienta y unos clavos de olor. Cierra y conserva en un lugar fresco alejado de la luz.

Tú nuevo condimento favorito que amarás cada vez que lo uses.

 

Comenta esta noticia