18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Sánchez, acorralado, se plantea enredar al Rey en una maniobra para ganar tiempo

Lo único claro antes de la ronda de consultas de Felipe VI es que este martes, al término de la misma, los españoles sabrían a qué atenerse. Ya ni eso. El socialista vive sus peores horas.

Lo único que había claro en esta jornada frenética de consultas del Rey es que al final de la misma habría una decisión. Ya fuera proponer a Pedro Sánchez como candidato a la investidura o disponerlo todo para la disolución de las Cortes y la convocatoria de elecciones. 

Pero ya ni eso está claro. Una indiscreción del portavoz de En Comú Podem, Jaume Asens, tras entrevistarse con Felipe VI en Zarzuela ha añadido más madera a esta ceremonia de la confusión. 

Durante una conversación informal con periodistas, Asens ha dejado caer que tal vez el monarca opte por posponer su decisión hasta el miércoles o el jueves, si es que esta tarde Sánchez le pide más tiempo. 

Al cabo de un rato Zarzuela ha salido a desmentir que el jefe del Estado esté pensándose posponer la decisión. Pero ocurre que, si Sánchez se lo pide en su entrevista de las seis de la tarde, probablemente no podría negarse. Porque en realidad tiempo hay.

El pleno debería celebrarse el viernes a más tardar para que la primera votación sea el sábado, y puede convocarse con un solo día de antelación. Así que hasta el jueves queda margen. 

Y así lo ha ratificado también Pablo Iglesias tras reunirse con Felipe VI. "Yo creo que es razonable (que el Rey espere). Pedro tiene dos ofertas sobre la mesa y tiene tiempo. Una por la izquierda, otra por la derecha y tiene que decidir", ha afirmado el líder de Unidas Podemos poniendo más presión sobre los hombros de Sánchez

Y a renglón seguido ha añadido que la de su grupo sigue siendo la misma que era la semana pasada: un Gobierno de coalición. 

En las últimas horas las cosas se le han complicado mucho al presidente en funciones, que lo tenía todo diseñado para ir a elecciones el 10 de noviembre y de pronto ha visto cómo su relato iba desmoronándose a medida que la propuesta de Albert Rivera se expandía y le ahogaba. 

La carta de respuesta que Sánchez le ha enviado al líder de Cs para justificar que el PSOE ya cumple las tres condiciones que este lunes le puso éste para que Ciudadanos se abstenga rezuma contrariedad por parte del candidato socialista. En palabras de Cs, es una "tomadura de pelo". 

 

La partida continúa. En los círculos políticos se especula sobre cuál será la siguiente jugada de Sánchez para salir del bocadillo a izquierda y derecha. "Pedro tiene dos propuestas. Lo razonable es que optara por una de las dos", le ha apremiado Iglesias

Esta tarde Rivera, Casado y en último término Sánchez acuden a Zarzuela. La incertidumbre es máxima. 

Comenta esta noticia
Update CMP