21 de mayo de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El bochornoso comportamiento de Sánchez y su mujer en plena recepción real

El presidente y su esposa se cuelan en la recepción en el papel de los Reyes para saludar a los invitados al mismo nivel y protagonizan una escena insólita.

Todo el mundo sabe cómo funciona la tradicional recepción real el 12-O. O casi todo el mundo. Porque el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez y su esposa, Begoña Gómez, o no lo conocían o no querían conocerlo y protagonizaron una de las escenas más bochornosas que se recuerdan en España en el día menos indicado.

La imagen fue así. Los Reyes, como siempre, se sitúan en  la recepción a saludar uno por uno a los de más de mil invitados. Don Felipe en primer lugar y, a su derecha y a continuación, doña Letizia. Lo que ocurrió fue que, esta vez, a continuación se situaron como si fueran también anfitriones el presidente y su mujer, saludando de la misma manera que los monarcas.

 

 

Ni cortos ni perezosos, tras saludar ellos a Felipe VI y a la Reina, no siguieron avanzando como es preceptivo y se pusieron a su vera a emularles, como si aquello fuera una recepción a cuatro. La estampa fue tan insólita que la presidenta del Congreso de los Diputados, Ana Pastor, apenas saludó a Sánchez, perpleja por lo que estaba viendo, y no pudo evitar una mueca de asombro y desagrado muy visible.

Lo peor fue el remate. Un desesperado miembro del protocolo de Zarzuela tuvo que intervenir lo más rápido que pudo, con el estropicio ya hecho, para apartar a Sánchez y Gómez de un lugar que jamás ninguna pareja presidencial ha ocupado hasta que ellos, sin ninguna indicación, decidieron hacerlo. La cara de ambos cuando fueron apartados, sin miramientos además, fue todo un poema.

 

Comenta esta noticia
Update CMP