18 de octubre de 2019
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Mercedes EQC, el eléctrico silencioso

Ya está en nuestro mercado el primer modelo 100% eléctrico de la familia EQ, un SUV derivado del GLC que cuenta con 400CV, 400Km de autonomía, tracción 4x4 y que destaca por su silencio.

Mercedes-Benz ha sido tradicionalmente la marca que mejor confort ha dotado a sus coches. Viajar en un modelo de la estrella ha sido siempre sinónimo de ir “en primera”, y esta máxima es la que ha imperado a la hora de desarrollar su primer coche 100% eléctrico, el pionero de una familia que para 2022 contará con más de 10 alternativas entre las que se encuentra el monovolumen EQV. Y es que, como Ola Källenius, presidente de la firma, afirmaba en el Salón internacional de Fráncfort (IAA), «la movilidad eléctrica se convertirá en el “core business” para Mercedes-Benz en 3 años. 

El Grupo Daimler, que se había quedado desfasado en este aspecto, está acelerando en el camino hacia su electrificación y para esa fecha habrá diferentes alternativas disponibles en cada segmento, desde el sistema eléctrico de 48 voltios (EQ Boost), los híbridos enchufables (EQ Power) y más de diez vehículos totalmente eléctricos (EQ), alimentados por baterías o pilas de combustible. El Mercedes EQC pasa a si a competir de manera directa con el Audi eTron, el Jaguar e-Pace y el Tesla Model X, los 3 modelos en liza ahora mismo, ya que el BMW iX3 eléctrico no llegará hasta 2020.

Daimler espera que los modelos eléctricos representen entre el 15 % y el 25 % de las ventas totales de Mercedes-Benz Cars para el año 2025, dependiendo de las condiciones marco, como el desarrollo de la infraestructura, las preferencias de los clientes y el desarrollo adicional de la situación legal específica de cada mercado. Además, considera que esta cifra supondrá ya el 50 % en 2030 si consideramos los vehículos puramente eléctricos y los híbridos enchufables.

Con este objetivo Mercedes-Benz Cars está invirtiendo cerca de 10.000 millones de euros en la expansión de su cartera de productos formada por la marca EQ. Además, ha destinado más de 1.000 millones de euros a una red global de producción de baterías. La empresa compra las celdas y está instruyendo a los proveedores para que las produzcan en base a unas especificaciones especiales. Estas compras ascienden a más de 20.000 millones de euros, y la red de producción de baterías de Daimler constará en el futuro de 9 fábricas en 3 continentes.

Aunque está derivado del GLC, el SUV medio de Mercedes, el EQC cuenta con un desarrollo propio que hace que el 80% de piezas sean diferentes, y al natural la sensación es la de estar ante un coche distinto. La mejora del confort acústico ha sido una obsesión de los ingenieros, y por eso los dos motores eléctricos, uno en cada eje, van doblemente desacoplados. Además, se han reforzado todos los aislamientos del exterior, y una vez en marcha parece que vamos sobre una “alfombra mágica”, una alfombra por cierto pletórica de fuerza.

Los dos equipos de propulsión desarrollan conjuntamente una potencia aproximada de 300 kW, y un par máximo conjunto de 765 Nm, lo que hace que “la patada” del EQC sea considerable. Con 5 modos de conducción que van del Maximum Range al Sport, la autonomía de su batería de 80Kw puede llegar a los 400Km aunque en un uso normal se quedará en torno a 350. El EQC incorpora de serie un cargador de carga rápida hasta 110 kW de potencia mediante una toma de corriente continua (CC) con sistema CCS (Combined Charging Systems) que permite pasar del 10 % al 80 % de carga en 40 minutos si usamos los postes de la red Ionity de la que Daimler forma parte. Las baterías disfrutan de una garantía de ocho años o 160.000 kilómetros.

El asistente multimedia MBUX (Mercedes-Benz User Experience) se ha completado en este modelo con numerosos contenidos específicos para el EQ como, por ejemplo, la autonomía, el estado de carga y el flujo energético. Con el MBUX pueden manejarse y ajustarse también otras funciones optimizadas para el EQ como la navegación, los programas de conducción, la intensidad de carga y la hora de partida.

A pesar de sus más de 2,5 toneladas en orden de marcha, el andar del Mercedes EQC, como en todos los modelos eléctricos, se ve muy favorecido por el hecho de que los 650Kg de baterías se encuentran en el suelo del habitáculo, y por ello el dinamismo es un atributo con el que se le puede catalogar cuando hacemos uso de toda la potencia y el par instantáneo disponibles, aunque ello implique reducir drásticamente la carga de la batería y por ello la autonomía. El precio arranca en los 77.425 euros, pero la edición especial de lanzamiento ‘Edition 1886’ (en referencia a la fecha del nacimiento de su primer coche) tiene un sobrecoste de 12.075 euros.

Comenta esta noticia
Update CMP