07 de abril de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Irena Montera, la jóvena portavoza de todas las miembras

Irene Montero, autoproclamada 'portavoza' de Podemos

Irene Montero, autoproclamada 'portavoza' de Podemos

Irene Montero es la última, pero no la primera que patea la Gramática para 'feminizar' palabras que no tienen sexo. Desde Carmen Romero hasta Aído, la lista incluye incluso a Sánchez.

Las palabras tienen género, pero no sexo. Un gorila, un policía o un astronauta pueden ser hombre y mujer, más allá de que su terminación sea masculina o femenina. Es el determinante el o la o el adjetivo si lo lleva (el policía español/la policía española) el que  aclara a quién va referido, pero la evidencia no ha sido nunca suficiente para que algunas políticas fuercen el lenguaje para, según su definición, hacerlo más "inclusivo".

Las palabras tienen género, no sexo: un gorila puede ser macho, igual que un portavoz puede ser una mujer

La última ha sido Irene Montero, autoproclamada "portavoza" de Podemos, quien lejos de rectificar ha insistido en la conveniencia de llevar la gramática y el lenguaje a una nueva dimensión, tan solemne para ella como hilarante para casi todo el mundo. 

Irene no está sola

Su propio nombre, según su teoría, debería cambiar esas vocales 'masculinas' para adaptarse a una regla que casi nadie entiende y muchos acepta. Salvo Irena Montera y un reducido grupo de irredentas jóvenas miembras del mismo club. Incluyendo a la número dos del PSOE, Adriana Lastra, que no ha tenido empacho en defender a su rival con una declraciones que también han suscitado alguna sonrisa: "Me parece bien, lo aplaudo y lo defiendo. Yo a mi portavoza (Margarita Robles) la llamo portavoza".

 

 

Antes que la portavoz de Unidos Podemos en el Congreso y su "portavoza", otras políticas han recurrido a usos similares con otros términos para visibilizar a las mujeres. Uno de los más recordados es "miembra", de la exministra socialista Bibiana Aído, pero también está "jóvenas", de la exparlamentaria socialista Carmen Romero, que luego retomó la diputada regional de Podemos en la Asamblea de Madrid Lorena Ruiz-Huerta.

La ministra de Igualdad, Bibiana Aído, hace casi diez años, utilizó "miembra" en el transcurso de su primera comparecencia en la Comisión de Igualdad en el Congreso de los Diputados y, aunque reconoció que había sido un 'lapsus', aseguró que se utilizaba en Iberoamérica y planteó incluirla en el diccionario.

 

 

Ya antes, en 1997, la entonces diputada socialista Carmen Romero usó en un mitin la fórmula "jóvenes y jóvenas". Seguramente fue la única que lo hizo irónicamente y sin pretensión de convertilo en norma. Veinte años más tarde, la portavoz de Podemos en la Asamblea de Madrid, Lorena Ruiz-Huerta, retomó el término "jóvenas" en declaraciones en los pasillos de la cámara madrileña para criticar la gestión del gobierno de Cristina Cifuentes.

Más 'miembras'

Además, "miembras" volvió al Congreso cuando el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, saludó a los "miembros y miembras" del Congreso en el primer Pleno de 2012, y la que fuera portavoz del Grupo Socialista en el Congreso, Soraya Rodríguez, también habló de "miembras" en una rueda de prensa en la Cámara Baja, tal y como recuerda la agencia EP en un recopilatorio.

 

 

Después, en 2015, fue el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, el que provocó alboroto y protestas en la bancada 'popular' al hablar de "miembros y miembras", cuando les interpelaba mientras pedía al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, que compareciera ante el Pleno para explicar la financiación irregular de su partido. El líder del PSOE alegó que su expresión había sido una broma y pidió a los diputados del PP que tuvieran "un poquito de gracia".

La norma

Poco después de la intervención en tono de broma de Sánchez, el director de la Real Academia Española (RAE), Darío Villanueva advirtió sobre las consecuencias de la utilización de términos como 'miembra' que calificó de "peligrosísimo" por repercutir negativamente en el uso de la lengua.

 

 El director de la RAE ironizó: entonces los brazos son miembros y las piernas miembras

 

"El lenguaje es un ecosistema y si lo alteramos repercute en todo el equilibrio general", explicó Villanueva en una entrevista en RNE. En su opinión, si "se llama miembro a los hombres y miembras a las mujeres, habrá que empezar a llamar miembros a los brazos y miembras a las piernas".

En respuesta a una usuaria de Twitter, la RAE precisó este miércoles 7 de febrero que el sustantivo "portavoz" es común en cuanto al género, lo que significa que coinciden su forma de masculino y de femenino. "El género gramatical se evidencia, en esos casos, a través de los determinantes y adjetivos: el portavoz español/la portavoz española", añadía la institución. Una explicación muy sencilla de exponer... y muy difícil de aceptar para algunas.

 

Comenta esta noticia
Update CMP