31 de octubre de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Ayuso da una lección a Sánchez con su homenaje a la víctimas del Covid

Isabel Díaz Ayuso, el vicepresidente regional Ignacio Aguado y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante el homenaje a las víctimas del Covid.

Isabel Díaz Ayuso, el vicepresidente regional Ignacio Aguado y el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, durante el homenaje a las víctimas del Covid.

La presidenta de la Comunidad de Madrid ha presidido un homenaje solemne muy diferente al que el presidente del Gobierno celebró en julio, sin símbolos nacionales.

El pasado 16 de julio, el presidente Pedro Sánchez se parapetó en el Rey para celebrar una ceremonia de Estado por las víctimas del coronavirus que, a ojos de buena parte de los españoles, fue en realidad un homenaje para el propio Gobierno de España, en el que ni siquiera se hacía mención al verdadero número de muertes que ya había provocado por aquel entonces la pandemia.

El de la Plaza de la Armería del Palacio Real de Madrid fue un acto frío, sin símbolos nacionales ni religiosos ni casi víctimas, que sólo adquirió el mínimo de dignidad que requería la ocasión gracias a las palabras de una enfermera y del hermano de una víctima -el hermano del periodista José María Calleja- y a la intervención final de Felipe VI, que afirmó que todo el país tiene "la obligación moral de reconocer, respetar y recordar siempre la dignidad de los fallecidos y especialmente el espíritu de esa generación admirable de españoles; y el deber cívico de preservar e impulsar los mejores valores que fundamentan nuestra convivencia".

 

Tres meses después, la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha presidido este domingo un homenaje a las víctimas del COVID-19 y, especialmente, a las que fallecieron y posteriormente no han sido reclamadas por sus familiares. Precisamente, el pasado mes de julio, el Gobierno regional se encargó de la inhumación de 59 personas fallecidas que se encontraban en el Instituto de Medicina Legal, uno de los depósitos provisionales que puso en marcha el Ejecutivo madrileño durante la primera ola de pandemia.

Junto con el alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, la presidenta madrileña ha descubierto una placa en la fachada de la Real Casa de Correos, sede del Gobierno regional, y ha depositado una corona de laurel. Su texto reza “El pueblo de Madrid en recuerdo a las víctimas del COVID-19 y en especial a aquellas que fallecieron en soledad”.

 

Con todo el equipo de Gobierno de la Comunidad de Madrid, se ha guardado un minuto de silencio y

la Orquesta y Coro de la Comunidad de Madrid (ORCAM) ha interpretado Lascia ch’io pianga, de la ópera Rinaldo de Haendel

 

Comenta esta noticia