Anuncian enmiendas canarias a favor de la Comunidad Valenciana en los PGE

Los Presupuestos Generales del Estado tendrán enmiendas valencianas no sólo a través de los partidos de la Comunidad con representación en las Cortes sino también a través de escaños canarios.

Es normal que durante la tramitación de los Presupuestos Generales del Estado (PGE) sean debatidas y en su caso admitidas las enmiendas que los partidos con escaños valencianos presenten al proyecto de ley del Gobierno. Lo hace la oposición, lo hacen los socios del Gobierno, y lo hace el PP. Está por ver que éste último haya aprendido que dejar en números tan bajos la contribución estatal al transporte metropolitano en Valencia o al Palau de Les Arts -frente a sus homólogos en las demás capitales importantes- es factor de agravio asegurado.

Desde fuera del Congreso el partido Som Valencians ha anunciado en una nota de prensa que presentará enmiendas a los PGE a través de Coalición Canaria, una de las formaciones que sin embargo tiene previsto apoyar al Gobierno para sacar adelante las cuentas de 2018. La formación valencianista se ha mostrado muy crítica con las inversiones previstas por el Gobierno del PP para la Comunidad Valenciana.

El plazo para intentar incluir enmiendas al los PGE través de CC acaba el 27 de abril. Según Jaume Hurtado, secretario general de Som Valencians, se va a incidir en la llegada del AVE a Elche, el acabado de la variante de La Font de la Figuera, el acceso norte al Puerto de Valencia, el Parque Central y la conexión entre los Corredores Mediterráneo y Cantábrico. Pero también se va a intentar imitar la defensa que los canarios hacen del plátano para proteger a la naranja valenciana. Hurtado cree que algunas de esas enmiendas podrían ser incluso respaldadas por el PP y por Compromís. Som Valencians, afirma Hurtado, va a intentar también hacer lista conjunta al Parlamento Europeo con PNV y Coalición Canaria. En 2014 un intento similar se vio frustrado por la entrada en la lista de CiU.

Compromís no está ni se le espera

Los populares necesitan los votos de Ciudadanos y el PNV para sacar adelante los PGE, y es sabido que los nacionalistas vascos no los prestarán hasta que que el artículo 155 de la Constitución deje de estar vigente en Cataluña. El pacto de 2017 implicó a PP (134), Ciudadanos (32), PNV (5), UPN (2), Foro Asturias (1), y los diputados canarios de CC (1) y NC (1). 176 escaños, justo la mayoría absoluta. Los partidos regionales que pactan con el Gobierno suelen hacerlo a cambio de contrapartidas en materia de inversiones para sus comunidades.

El PP ha amagado varias veces con ofrecer algún tipo de acuerdo a Compromís para sumar este año sus 4 escaños, acuerdo similar a los alcanzados anteriormente con vascos y canarios. También Compromís ha barajado la idea de la negociación, pero dejando claro que ésta sería con el Gobierno y no con el PP, haciendo una “propuesta de máximos” que seguramente el Ejecutivo no querría o podría aceptar.

La cuestión sería la de quitarse de encima el sambenito de que los cuatro escaños de Compromís en el Congreso no sirven a los intereses de la Comunidad Valenciana sino a los de la izquierda española (que tiene como objetivo último sacar al PP del Gobierno). Un destacado empresario valenciano crítico con Joan Baldoví, llegó a decirle al líder de los nacionalistas en el Congreso cuando se vanagloriaba de haber conseguido el objetivo de ser visible en las instituciones del Estado, que “tu visibilidad la pagamos los valencianos”.

Pero de esas negociaciones -o al menos conversaciones- que puedan beneficiar a los valencianos nada se sabe. En una reciente entrevista en ESdiarioCV, el delegado del Gobierno, Juan Carlos Moragues, aseguraba que “es imposible negociar con alguien que te dice que no a todo y ni siquiera se sienta a negociar unos presupuestos”. De esta forma cualquier posible mejora de los PGE para la Comunidad Valenciana parece que va a quedar en manos de PP y C's.

 

 

 

 

Comenta esta noticia
Update CMP