06 de julio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

Rufián destapa en una peligrosa pregunta la coartada de las tropelías de Sánchez

Gabriel Rufián dio en el clavo con una pregunta retórica.

Gabriel Rufián dio en el clavo con una pregunta retórica.

El diputado independentista no es original ni esto, suele picotear en tuits y artículos para elaborar sus intervenciones parlamentarias, pero esta vez dejó al descubierto la diferencia.

Rafa Latorre lamenta este jueves en su artículo de El Mundo la "celebración de la tropelía" que el Gobierno de Pedro Sánchez lleva a cabo en los últimos tiempos sin el más mínimo rubor y cuyo relato oficial Gabriel Rufián "tuvo la cortesía de sintetizar" en una pregunta retórica: "Ustedes tienen el Gobierno, ¿pero tienen el poder?".

A juicio del periodista, el diputado independentista no es original tampoco en esto, suele picotear en tuits y artículos para elaborar sus intervenciones parlamentarias mientras "obstinados relatores oficialistas llevan días sirviéndole a Sánchez esta distancia entre el Gobierno y el poder como coartada para sus tropelías". 

Reflexiona que "si la tropelía no fuera consustancial al poder, las democracias no lo mantendrían dividido en tres partes que han de vigilarse entre sí" y aunque "todos los gobiernos tratan, en mayor o menor medida, de instrumentalizar el Estado en su beneficio" afirma que "hay algo que distingue al Gobierno de Sánchez de sus precedentes": "la tropelía siempre fue vergonzante; hasta hoy, en que se justifica como una pértiga para salvar el trecho que separa al Gobierno del verdadero poder, que es el que se desempeña sin limitaciones".

Latorre avisa de esa "distinción esencial y peligrosísima" y remata a Sánchez: "Lo que yo me preguntaba es lo que tardarían en disfrazar sus tropelías de heroicidad y justo mientras escribo lo acaba de hacer Pedro Sánchez desde la tribuna del hemiciclo. De Dolores Delgado a Fernando Grande-Marlaska pasando por José Luis Ábalos, Sánchez celebra la tropelía con el ardor antidemocrático de quien quiere confundir un poder con el poder".

En conclusión, lamenta que al menos en el recato "con el que otros gobiernos cometían sus tropelías había al menos un resquicio de fe democrática" porque siempre "habrá tramposos que pretendan sortear los límites" pero el "peligroso es el impúdico, porque pretende derribarlos".

Comenta esta noticia