06 de junio de 2020
DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El PP asume que las vascas serán su ruina: tiene un sondeo interno apocalíptico

Carlos Iturgaiz.

Carlos Iturgaiz.

Los populares corren el riesgo de cosechar su peor resultado en tres décadas, aun coaligándose con Ciudadanos. En Génova 13 son conscientes de que Carlos Iturgaiz no será ningún revulsivo.

Carlos Iturgaiz ya es, oficialmente, el candidato de la coalición del PP y Cs a las elecciones vascas. El Comité Electoral Nacional de los populares ha aprobado este lunes su designación y le ha dedicado estos elogios: "Es un referente político y moral del constitucionalismo en el País Vasco. Personifica los valores que el PP ha defendido siempre, sobre todo en los peores momentos, en los duros años del terrorismo".

Él mismo fue el primer sorprendido cuando este domingo Pablo Casado le llamó para pedirle que se pusiera al frente de la candidatura de unidad. En sus primeras declaraciones ha afirmado que no lo dudó ni un momento y que llega con fuerzas para combatir al nacionalismo y a un PSOE "que ha dejado de ser constitucionalista".

 

Las perspectivas electorales del PP en el País Vasco eran malas en solitario y no son mejores después del matrimonio con Cs. En Génova 13 lo tienen asumido, como tienen asumido que Iturgaiz no será ningún "revulsivo".

Sus sondeos internos, según ha sabido ESdiario, les están dando siete escaños (cuatro en Álava, dos en Vizcaya y uno en Guipúzcoa), lo que supondría perder dos de los nueve que tienen ahora. En concreto, perder uno en Álava y otro en Guipúzcoa. Por eso era tan importante para Cs ocupar los números dos de Álava y Vizcaya, donde tienen el escaño más o menos asegurado, pero no de Guipúzcoa.

De producirse ese resultado, sería el peor del PP en tres décadas, desde que en 1990 Jaime Mayor Oreja obtuviera únicamente seis parlamentarios. El panorama es preocupante.

Así pues, a lo máximo que aspiran en la planta noble del PP es a quedarse como están, con nueve de los 75 escaños que componen el Parlamento vasco, en unas elecciones en las que se da por hecha la reelección de Íñigo Urkullu con el PSE de Idoia Mendia como muleta. 

Claro que el objetivo de toda esta operación de coaligarse con Cs sacrificando a Alfonso Alonso responde, en realidad, a un plan más ambicioso de Casado para reeditar esta coalición electoral en otros territorios, como contaba el director de este periódico, Antonio Martín Beaumont, en su último artículo. Y no sin riesgos.

 

No obstante, los de Casado no quieren que cunda el desánimo en el País Vasco y este lunes los vicesecretarios de Comunicación y de Política Social, Pablo Montesinos y Cuca Gamarra, respectivamente, han llamado a remar "todos en la misma dirección" y han celebrado que exista una papeleta para "sumar y multiplicar".

Comenta esta noticia