27 de octubre de 2020 | DIRECTOR ANTONIO MARTÍN BEAUMONT

El momentazo en directo de Irene Rosales perdonando los "cuernos" a Kiko Rivera

Kiko Rivera, en el Deluxe

Kiko Rivera, en el Deluxe

El Dj admitió su deslealtad y aseguró que se sentirá "culpable" hasta el fin de sus días y provocó la reacción de una Isabel Pantoja destrozada: "No quiero que sigas hablando".

Fue Techi la primera en abrir la caja de pandora al mostrar unos audios en los que ella y Kiko Rivera mantenían conversaciones subidas de tono. Después, llegó un nuevo testimonio, el de una camarera que aseguraba haber intercambiado mensajes con el DJ.

Irene Rosales, mujer de Kiko, rompió su silencio en 'Viva la vida' para aclarar este asunto pero fue el Dj el que dio la cara en el 'Sábado Deluxe' para confirmar que, en efecto, engañó a su esposa, aunque también relató las circunstancias. Y su madre tuvo la última palabra, al enterarse en ese preciso momento de los problemas de su hijo.

Rivera confesó y reconoció sus errores: "Hay cosas que son mentira y otras que son verdad, pero ya forman parte del pasado. He cometido muchos errores en mi vida y este es uno más. Lo de Techi es mentira, lo de Chabeli, igual, pero lo de Alicia sí es cierto. No he tenido nada con ella pero me pilló en un momento en el que no estaba bien con Irene. Tonteé con ella".

Kiko admitió sentirse mal por lo que ha hecho y aseguró que no se ha perdonado a sí mismo: "Me siento culpable hasta el día que me muera. El único culpable de lo que ha pasado he sido yo".

Kiko contó que estaba en su discoteca en fin de año y se puso a hablar con una camarera. Estaban fumando fuera, ella tenía frío y él le ofreció su chaqueta. Ahí quedó la cosa esa noche. Ella le escribió al día siguiente a través de WhatsApp y así comenzó el tonteo. Kiko insistió en que nunca llegaron a quedar, en que el flirteo siempre fue a través del móvil.

 

Todo esto sucedió en medio de un bache en la relación, en el que discutían mucho . El caso es que su mujer lo sospechaba y se sentaron a hablar. Él se sinceró, no negó lo que pasaba, y ella tardó en perdonarlo. "Nunca me cansaré de decir que mi mujer es lo mejor que me ha pasado y yo no siempre me sé comportar. Esto fue así pero no ha vuelto a pasar".

Fue Antonio Rossi quien puso sobre la mesa todos los rumores de infidelidad que han rodeado a Kiko a lo largo de su relación con Irene. "¿Qué te dice tu mujer cada vez que ocurre?", quiso saber el colaborador. Kiko se puso a la defensiva y aseguró que no todo lo que se cuenta de él es verdad y que si fuera verdad, a la única que la debería dar explicaciones es a su mujer. "Irene no vive en una continua mentira conmigo. Yo he cambiado", se defendió el invitado.

Tras esto, Rivera siguió abriendo su corazón y confesó que tiene la autoestima muy baja, que cree que la gente se le acerca muchas veces solo por interés y que estamos acostumbrados a verle siempre sonriendo, pero que de puertas para adentro tiene sus momentos de bajón.

El bache, el perdón y la regañina

El hijo de la tonadillera  Isabel Pantoja continuó hablando con el corazón en la mano y reveló que está en un momento de su vida "muy jodido" y que se siente muy triste, algo que apenas habla con su mujer y que su madre desconocía por completo.

"Debería ir al psicólogo, algo tengo. Estoy triste, decaído, y no soy feliz con mis metas ni estoy al 100% en mi trabajo. Me he centrado en otras cosas, en jugar a videojuegos en vez de hacer otras cosas, no tenia ganas. Estoy en el subsuelo", confesó Kiko. Los colaboradores le recomendaron pedir ayuda, pues podría estar ante una depresión.

 

Pero no fue la única ayuda en directo que recibió el hijo de la tonadillera. Su mujer entró en directo por vía teléfonica para dedicarle palabras de aliento y apoyo, que ratificaron su perdón. Un momentazo televisivo inesperado que conmocionó a la audiencia.

"Necesitábamos quitarnos este lastre de encima", señaló Rosales, y aseguró que seguirán adelante juntos porque "confiamos en este matrimonio". Mostró, asimismo, su preocupación por ver "tan triste" a su marido y le recordó que es "una grandísima persona" y le invitó a sonreír.

 

 

En la misma línea se expresó su prima Anabel Pantoja, que también entró por teléfono para mandarle ánimos. Aunque la última palabra la tuvo la matriarca, Isabel Pantoja, que se mostró tremendamente afectada al conocer la revelación de su hijo.

La tonadillera le recordó, en primer lugar, que "toda la familia te adora y siempre vamos a estar contigo". También puso en perspectiva sus problemas, al apuntar los problemas mundiales con la pandemia de coronavirus y el mal momento que atraviesa la sociedad. "Lo tuyo se puede curar", le espetó a su hijo.

Y a continuación hizo una estremecedora petición a su hijo: "No quiero que sigas hablando de esos temas Francisco, te hace mal, quiero a mi hijo, al de siempre". Y le conminó a pedirle ayuda siempre que la necesitara: "Tú y tu hermana lo sois todo para mí".

 

Comenta esta noticia